jueves, 8 de diciembre de 2011

De noche todos los gatos son pardos

Todos los gatos son pardos de noche. En la oscuridad, la vista no es suficiente y la imaginación le ayuda a terminar todo aquello que debemos mirar. Una sonrisa normal se convierte en una preciosa sonrisa, un comentario no muy adecuado se convierte en una breve anécdota, un gesto casual se convierte en un propósito certero. Así, al final, no acabamos mirando sino admirando, y todo se recuerda con el brillo denso de un sueño y la memoria de un niño que aún quiere creer. 

martes, 6 de diciembre de 2011

El beso escondido de Wendy

Transcripción de un encuentro entre Peter Pan y Wendy algunos años después.

WENDY: ¿De verdad te daba tanto miedo el compromiso?
PETER PAN: El compromiso puede hacer que los besos se vuelvan grises, que los sentimientos caduquen. Y envejeces más deprisa.
WENDY: ¿Y qué hay de malo en crecer? Te vuelves más sabio.
PETER PAN: Y más aburrido.
WENDY: Aprendes a saborear pequeñas cosas, como los besos.
PETER PAN: Carraspeas, gruñes, aprendes a disimular. Y lo peor: dejas de jugar.
WENDY: No. Yo simplemente creo que sigues jugando, solo que a otra cosa.






http://www.amazon.es/Besos-que-fueron-Infantil-lumen/dp/8448832353/ref=sr_1_cc_1?s=foreign-books&ie=UTF8&qid=1323191210&sr=1-1-catcorr

domingo, 30 de octubre de 2011

Sin noticias de Gurb

Se dice que no actualizo. Es verdad. Me debato entre las cosas que quiero contar, las cosas que puedo contar, las cosas que no debo contar y las cosas que es mejor callarse. Cuando ese debate acabe en mi mente, quizás volveré. No lloréis, tampoco es una gran pérdida.

La muerte de Jacinto, de Jean Broc

jueves, 22 de septiembre de 2011

De nuevo, Frida.






Particularmente, siempre me ha interesado el papel de la mujer en el arte, no como musa, sino como creadora. Su visión del mundo, ese mundo que siempre se nos ha transmitido a lo largo de la historia con una mirada masculina como mirada universal y donde curiosamente, el olvido histórico de la mujer se ha contrapuesto a su gran protagonismo a lo largo de los siglos como “objetos vivos” en sus representaciones. 
Es por ello que siempre me ha llamado la atención esta pintora mexicana, que ha logrado con el paso del tiempo calar en el imaginario artístico del siglo XX, ya que el interés por la persona de Frida Kahlo, por su obra, nunca ha decaído, sino más bien ha ido en aumento a través de las publicaciones y exposiciones que se han realizado con posterioridad a su muerte.  
Magdalena Frida Carmen Kahlo Calderón (1907 – 1954). Pintora mexicana. Arraigada a la ideología socialista del movimiento muralista, se movió con una obra basada en una estética que encontraba sus raíces en la pintura mexicana popular.
Marcada por un brutal accidente a los dieciocho años, su vida comenzó a girar en torno a su pintura, en la que se usó como principal motivo en sus obras, así como a su queridísimo Diego Rivera, famoso pintor muralista con quien compartió una vida sentimental, política y cultural. Según Raquel Tibol, “Los óleos de los cuadros de Frida se mezclan con la sangre de su monólogo interior”, frase que refleja la unión entre la vida y la obra de la artista.
En un primer momento su acercamiento a los círculos artísticos de su época surgió por su relación con Diego Rivera y el cambio lingüístico que germinó a raíz de la revolución mexicana, en la que México tras cuatrocientos años de colonización española, echaba una mirada a sus raíces indígenas a través del muralismo.
Dentro de ese contexto marxista, surge su amistad con Trotsky y la fascinación que le suscitará a André Bretón, hasta el punto de circunscribirla al movimiento surrealista y hacerla ser reconocida en un primer momento como “Frida Kahlo de Rivera”, apelativo con la que se la identificará durante bastantes años tras su muerte, aunque su adhesión al grupo surrealista nunca se llevaría a cabo, pues ella misma confesó que su pintura no la consideraba surrealista “Pensaron que yo era surrealista, pero no lo fui. Nunca pinté sueños, sólo pinté mi propia realidad”.
Antes de su muerte en 1954 Frida llegó a participar en veinte exposiciones, dos de ellas individuales, a las que se suma en torno a cuarenta exposiciones en exclusiva de su obra hasta nuestros días, así como incontables muestras en las que de una forma u otra (ya sea a través de su propia obra o de su imagen en los ojos de otros artistas) ha seguido participando en el imaginario visual de varias generaciones.
Quizás el mito de Frida Kahlo (la 'Fridomanía' como se conoce hoy día) lo comenzó ella misma, dejándonos ver su vida a través de sus ojos gracias a sus obras (de las que siempre fue protagonista) o despertando como muestra, en el círculo “occidentalizado” en el que se movía durante su estancia en Nueva York, el nunca dormido espíritu romántico del gusto por lo exótico a través de su fuerte personalidad, demostrada entre otros ejemplos al no olvidar sus raíces indígenas mexicanas vistiendo ropa llamativa y prefiriendo los trajes regionales largos a la haute couture, así cómo su tan característica y distintiva fisionomía.
Las vicisitudes de su vida por una parte y la continua publicación de la misma una y otra vez, de mil y un modo diferentes, ha hecho que la imagen de Frida Kahlo se haya convertido en un icono artístico reconocible por cualquier indocto en la materia y su obra, en un punto de referencia de la pintura mexicana post-revolucionaria del siglo XX.

*extracto del trabajo de investigación que realicé sobre la artista*





miércoles, 21 de septiembre de 2011

New o News?

Ya es oficial. Me quedan 30 créditos para ser LiSenSiada. 12 de ellos nos presenciales pero con unas tutorías que serán la risa (de patéticas): él firma como "j" y yo (y el resto) suspiramos como niñas de 15 años detrás de él *sigh*. 6 con una profesora muy exigente (cambio 'puta' por 'exigente' que al fin y al cabo es un blog abierto) de la que me quejaré diariamente. 6 con una profesora muy maja que no hace examen y que en su último trabajo saqué un nueve. 6 con un profesor que no conozco pero que por lo visto es majo (o eso dicen, las quejas a ellos si resulta que no). Y de regalo y por si mis notas son pésimas 4,5 con Canteritarita del Amor. Así le llamo.

¿Y el resto del tiempo? Os preguntaréis. El resto del tiempo curraré cuando pueda, buscaré más curro para currar más, haré inglés (cuando cobre y así pueda) y seguiré más series este año. De algún modo (prostitución) u otro (regalodegentequemequieremucho) me haré con una cuenta en megaupload para todo un añito. Calculo que engordaré en torno a los 5kg de no moverme viendo series. Pero intentaré salir a andar. Que no a correr porque la primera vez que lo intenté acabé con un ligamento hecho un nudo. (así soy yo. todo risas.) y hoy he hecho la firme (firme) propuesta de comer pescado mínimo una vez a la semana. Dieta equilibrada lo llaman.

Las hojas se caen. (el pelo se cae). El curso comienza con marea verde, es decir, pisando fuerte y como prolegómenos a un año mucho más movidito. Ya no anuncian coleccionables por la tele pero también es la época. Nosotros, vagos bajo el sol ardiente, vamos despertando del letargo. Una chaqueta que sale temerosa del armario, un pantalón largo que ya no da tanta angustia ponerse, un moreno de piel que ya no existe y que oye, tampoco desentona con el resto de pieles. El verano se va, el otoño comienza. Feliz año. (porque es ahora cuando realmente empieza).

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cómo leer una imagen


 


*perdónnosédequiéneslaimagen*


Esta es mi forma de leer esta imagen, y para ello no hay que estudiar historia del arte. Para ello sólo hay que preguntar a la imagen, porque ella, siempre contesta.

"Estaba desnuda, físicamente. Pero no era una desnudez física. Era la sensación de estar desnudo, la inseguridad, el pudor. No era un desnudo de indigencia, tenía sus joyas, allá como pulseras de mil colores en las muñecas (es alegre, en otros momentos, es alegre) y colores allí, en una ligera sábana de raso apoyándola en esa tarde fría, aportándole algo de confianza. Se abraza, así misma, notando cómo sube y baja su pecho con cada respiración. Piel desnuda contra piel desnuda. Esa mezcla de posición fetal que nunca llega a serlo del todo pero que funciona como tal: Buscar confianza. 

¿Para qué? ¿Qué hay delante?  Un camino.  ¿Y qué haces por un camino? Andar.  ¿Hacia dónde?  Hacia otro punto  ¿Y siempre conoces ese punto?  No, no siempre.  ¿Y cuando no lo conoces, da miedo?

¿A ella le da miedo?

No. ¿No? Si no le tuviese miedo iría por él y no estaría parada delante de él. No. ¿No? No. No le da miedo porque está mirando fijamente el camino, no le da miedo porque a pesar de sentirse desnuda lleva sus pulseras, que la identifican como quien es dentro de un mundo en el que somos todos iguales. No le da miedo porque se abraza con las manos, se agarra, se infunde fuerza.

¿Y eso no es miedo?

No, es valentía. Sólo está esperando a encontrar el momento adecuado para levantarse, y desnuda comenzar a recorrer ese camino que no sabe a dónde le lleva. Hay luz al final. Pero el empiece es brumoso, como siempre.

Tiene fuerza, tiene seguridad, simplemente necesita recogerse para poder expandirse de nuevo.  Un momento de calma, ahora que la luz se deja ver en el espeso bosque. Eso no siempre ocurre. 

La veo respirar, a veces, hasta que me doy cuenta de que es mi propio reflejo. Yo estoy respirando. Yo soy ella. Esperando infundirme las suficientes fuerzas para seguir el camino. Un camino incierto como lo es la vida.

Dejadme en pause. Tengo que reflexionar."



¿Y vuestra lectura? Intentadlo, con cualquier imagen, con todas las imágenes. No son sólo colores, formas, brillos. Son fechas, épocas, culturas, sensaciones. Las imágenes son vida, sólo hay que preguntarlas si queremos saber más de ellas, porque siempre contestan.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Hacía mucho que no escribía.






"Ayer te vi, en el campo del Moro, bajo la sombra del nogal. Justo cuando el sol calentaba con más fuerza la tarde. Apenas había una brizna de aire pero tú llevabas mangas de camisa, un poco arremangadas por debajo del codo, siguiendo aquella moda estúpida que se fue como tan rápidamente vino. Riendo, fumando, aletargado en los modos por la juerga de la noche anterior. Ayer te vi, pero tú no podías verme. Tras la tapia del Marqués me escondía, escudriñándote, cada palmo, cada detalle, cada gesto. Te sentía respirar a pesar de que estabas lejos. Tu presencia, lejana, no impedía el hecho de que te sintiese cerca. Tu tacto, tu aliento. Y mientras tú reías. Y yo lloraba. Invisible y escondida tras mi tapia.  Ayer te vi, bajo la sombra del nogal, en el campo del Moro, justo cuando el sol calentaba con más fuerza la tarde."

 

viernes, 2 de septiembre de 2011

De profesión profesor.


Después de leer los recortes (los incrementados recortes porque de los otros ya había) para la enseñanza pública educativa me sentía mal, porque la educación en una sociedad es esencial (decídmelo a mí que tengo la ventana abierta y en el banco de abajo un tío se ha tirado eructando como minuto medio. Seguido.)

La educación, el conocimiento, son las mejores armas que podemos poseer y son las que más rápido nos quitan sin que solamos hacer nada.

Hoy he visto ha Esperanza Aguirre, decir, con tono paternalista, su eterna cara chulesca y su demagogia infinita que no está bien que los profesores se quejen por trabajar veinte horas, porque la mayoría de los madrileños trabajan más. -Aquí habría que haberla matizado "de los madrileños que tienen trabajo"- y después tendría que habérsele metido la zapatilla en la boca, llamarla mentirosa, y gritar hacia las cámaras que los profesores trabajan sus 40 horas semanales como el resto del mundo. No, perdón, 37,5. Que de las que ella habla son las lectivas, sí, las de "dar clase" porque hay muchas otras funciones docentes, y que se desconozcan no quiere decir que no existan. Si esto hubiese ocurrido (lo de la zapatilla y tal) las cámaras hubiesen cogido todo excepto el momento en el que uno se hubiese dado la vuelta para contar la verdad.

Ese es en el mundo en el que vivimos. Y así, los señores esperanzadores (que no peperos, que ella tiene a su propio subgrupo) pueden seguir votándola porque es maravillosa y genial, abre hospitales (sin medios ni médicos), abre institutos (sin profesores)... "oye, al menos hace algo", sí, sobrevivir la muy bicho. Es como el tipo malo de Anaconda. Mala hierba... Pero ese no es el caso, es que aquellos que la votan lo hacen por cosas como sus declaraciones sobre economía. ¿Qué dice antes de las elecciones? Que ella va a hacer que la hipoteca se salde cuando el banco se quede con el piso. Todo el mundo aplaude. Biiieennn Biiiieeennnn. Los medios lo graban. ¿Qué reconoce al día siguiente? Ains, que no, si eso no lo va a poder hacer porque ella no tiene potestad para hacerlo. Pero oye, ese sonido, esas palabras sólo llegan a unos pocos, como siempre, a los que sí estamos dispuestos a escuchar.

Y llegamos al asunto que yo quería tratar, la defensa a capa y espada de los profesores. ¿Soy profesora? No. ¿Considero que en mi trabajo hago una actividad docente? Sí. Pero si no soy profesora en un instituto (al tiempo) he sido alumna en uno y puedo llegar a comprender (ahora que me he visto en el otro bando) lo difícil que tiene que ser dar clase para un profesor y lo que supone el aumento de esas cargas lectivas.

Le oía el otro día a un profesor por televisión que decía que no puedes llegar y soltar un rollo, que tienes que hacer que se apasionen por tu asignatura y eso, señoras y señores, NO es fácil. 

¿Qué piensa un ser normal de a pie de lo que hace un profesor? "uh, mírale, se sienta ahí, lee lo que tiene en los libros, se va al café, manda ejercicios y hasta mañana".

¿Qué pienso yo de lo que hace un profesor? "Entra en clase, intenta poner orden, se prepara todos los apuntes que lleva horas y horas de trabajo preparando fuera de esa clase, vuelve a intentar poner orden, cuando más o menos se calma la cosa les intenta contar materias de su asignatura, no soltar un rollo, les intenta hacer que piensen...a chavales de 14 años. Que. Piensen. Uno se saca la blackberry, otros dos al fondo de la clase se pelean, vuelve a intentar poner orden (a todo esto sin perder el hilo de lo que estaba contando para no repetirse no perder el tiempo y que puedan dar toda la materia que está estipulada), uno grita, le manda callar, si ella es mujer y él un niñato estúpido a lo mejor le contesta que ella no le puede hacer callar porque es una mujer, le envía al jefe de estudios, reza porque no rompa una ventana por el camino. Intenta volver al hilo de lo que contaba, intenta demostrarles que la materia que cuenta sirve para algo, manda callar (esta vez sólo son charlatanes, majos -no le dan miedo cuando te los cruzas por los pasillos- pero no se callan ni debajo del agua) y manda deberes. Deberes que corrige (porque sí señor, se leen los 30 ejercicios) y puntúan. Dentro de su horario de trabajo, fuera de su horario lectivo.

Por supuesto de todo hay en la viña del señor y unos se lo curran más que otros. Cómo en todas partes, eso no quita para que tengan que estar en su puesto las 37,5 horas que deben. Puesto, que por cierto, les costó sufrimiento y años de estudio.

Debate primero sobre un MIR para el profesorado y debate ahora sobre las horas que trabajan. Políticos que ponen el grito en el cielo porque la educación está mal (por su culpa) y la educación es nuestro futuro (Negro. Por su culpa.). Hasta donde yo sé, el debate de la calle no se centra en lo malos que son los profesores, sino en lo malos que son los políticos. ¿Qué tal si hiciesen ustedes un MIR señores? Eso sí demostraría que quieren trabajar por el pueblo y no para sacar tajada de él. Y mira, de paso, nos evitábamos eso de estar donde están por ser elegidos a dedo.




miércoles, 24 de agosto de 2011

Del final de Frida Kahlo



Fragmento:

"Por primera vez en mi vida, me puse un pañuelo alrededor de la cabeza, sin importarme que estuviese todo arrugado.
Podía sentir con precisión mi rostro atravesado por el dolor, la lluvia de ese día gris insinuándose en las arrugas. Ningún maquillaje. ¿Para qué? No estoy de humor para hacerme la coqueta. De todos modos, no hubiese engañado a nadie acerca de mi estado. No tenía ánimos para nada, ni tan sólo para sufrir.
Diego empujaba mi silla de ruedas.
Aún he querido creer que hay causas todavía más importantes que mi invalidez, que mis tormentos. Causas superiores, al lado de las cuales mis males son poca cosa. De todas maneras, si lo consideramos con atención, en su deterioro, mi cuerpo no tiene ya el menor interés. Hay que sacrificar lo individual a la grandeza de las cosas más universales. Dudarlo sería un crimen para la humanidad. Así lo creo.
Miro mi fotografía tomada durante la manifestación.
¿Qué parezco? El desconcierto ambulante. Mi expresión sólo refleja tristeza.
Sólo hay sombras en el cuadro.
Dramatis personae.
Voy a romper esa foto. No. No tengo fuerzas."

Final del libro de Rauda Jamis "Frida Kahlo" (no, no me digáis que os he spoileado, todo el mundo sabe que Frida al final muere)


Que el amor nos cosa a leches.

Mia: Don't you hate that?
Vincent: What?
Mia: Uncomfortable silences. Why do we feel it's necessary to yak about bullshit in order to be comfortable?
Vincent: I don't know. That's a good question.
Mia: That's when you know you've found somebody special. When you can just shut the fuck up for a minute and comfortably enjoy the silence.

Pulp Fiction

sábado, 20 de agosto de 2011

De realidades que se te estampan en la cara.

Hay un vestido en la exposición en la que ahora estoy de guía. Tiene un corte muy bonito, casi veraniego, pero el artista que lo ha intervenido, Jorge Velarde, no ha seguido la sintonía del diseño. En vez de haber hecho un dibujo alegre, ha diseñado una cara como de un hombre de piedra, con la boca cosida y las pestañas de los ojos pegados al rostro. Veo la cara de la gente cuando lo ve, se echa para atrás y tuercen el gesto, no gusta. No el vestido, no el rostro, no gusta porque les remueve algo dentro de ellos y la mayoría ni lo saben, así que yo les pregunto para que lleguen ellos a sus propias conclusiones.

- ¿Puede hablar?
- No
- ¿Porque no quiere o porque no le dejan?

Entonces te miran. Miran el vestido. Te vuelven a mirar.

- Hombre, si está cosida, será que no le dejan.
- ¿Y los ojos? Están pegados. ¿Puede ver?
- No, claro.

Y yo sigo guiándoles hasta el principio de ese molesto sentimiento que no saben identificar.

- Si te cierran los ojos y no te dejan ver, no sabes lo que pasa a tu alrededor. Si te cosen la boca no te dejan hablar y coartan tu libertad de expresión. Si no ves lo que pasa no puedes opinar, desconoces el mundo en el que vives, si no sabes dónde ni cómo vives te pueden utilizar de la forma que quieran.

Entonces te miran de forma extraña porque es un tema que no gusta, es un tema duro y político y entonces digo alguna broma y le quito hierro al asunto mientras voy hacia otro vestido mucho más desenfadado y alegre que no nos incita a pensar.

Y cada vez que hago la visita, cada vez que paso por ese vestido, cada vez que intento que comprendan porqué su malestar ante un rostro que no es violento pero nos transmite rechazo, cada vez que hago eso pienso en el 15-M y hoy, he pensado en el JMJ.

Es ver las cosas cristalinas, saber que tienes razón querer gritarlo al mundo y darte cuenta de que el mundo no sólo tiene los ojos pegados y los labios cosidos, sino que les gusta tenerlos así. Es encontrarte frustrada porque tú si has abierto los ojos y te has dado cuenta de que no estás en un país democrático y justo, sino en uno dónde se usa a la policía para cargar contra quien no gusta (no contra quien no acepta la ley), en un país dónde quien debe representar al pueblo no sólo no lo representa sino que se aprovecha de él. En un país, en una comunidad dónde de pronto, llevar un crucifijo colgado al cuello es cómo tener un pasaporte diplomático. Un crucifijo. Un símbolo religioso. En un país aconfesional.

No voy a alargarme básicamente porque todo la frustración la he ido echando estos días vía Twitter y porque hay gente que se expresa mucho mejor que yo y que deberíais leer (si queréis tener los ojos abiertos)

Aunque a veces comprendo que para poder vivir, debes ponerte esa venda de felicidad que dice barbiejaputa. A veces, señores, otras hay que levantarse y mirar el mundo con nuestros propios ojos no con los que nos dictan los demás.

De regalo un vídeo. Porque, permitidme decir esto, hay de todo en la viña del Señor, lleven o no crucifijos colgando al cuello.


jueves, 21 de julio de 2011

Niñez

He leído esto:

Yo quiero reír


Yo quiero reír.
No quiero llorar.
Yo quiero sentir
el verde del mar.
 
El verde del mar
y el azul del cielo.
Yo quiero, yo quiero
tal vez navegar.

Sí, sí, navegar
arriba, en el cielo.
Tratar de volar
de espaldas al suelo.

Un pájaro, un pez,
yo quisiera ser
y poder cruzar
las nubes y el mar.

Antonio García Teijeiro

Y mi mente me ha llevado directamente a esto otro -->



Qué bonita es la infancia.

domingo, 17 de julio de 2011

Solamente magia

 
Gringgots, el callejón diagon, el caldero chorreante, el autobús nocturno, la madriguera, Grageas de Todos los Sabores de Bertie Bott, Fred y George, Léviosa no leviosá, godric's hollow, dementores, Remus Lupin, especto patronum, bogarts, gryffindor, los Weasley, Muggles, el Ministerio de magia, la poción multijugos, el Quidditch, elfos domésticos, accio, nimbus 2000, oculus reparo, Hogwart Express, andén 9 y 3/4, sirius black, James y Lilly Potter, Marauder Crack, snitch, ranas de chocolate, los jerseys de la señora Wesley como regalo navideño, polvos flu, la capa de invisibilidad, el ejército de Dumbledore, Luna lovegood, Neville, Ron y Hermione, la cerveza de mantequilla, tienes los ojos de tu madre, expelliarmus, el sombrero seleccionador, el moño de McGonagall, El camino del sauce boxeador a la casa de los gritos, feliz cumpleaños Harry.

La ilusión, la magia, la historia. Niños que se vuelven adultos y guerras que son luchadas por ideales. Varita en mano. Siempre.

Los muggles no lo entienden.

sábado, 16 de julio de 2011

Anni Leppala

Esta fotógrafa es muy muy muy guay. Sí. Soy historiadora del arte y es todo lo que tengo que decir sobre ello. Está bien, ¿no?. Que te dejen sin palabras. Es un cumplido.






sábado, 2 de julio de 2011

De qué se pone uno en verano

Tengo que hacer más entradas de qué NO ponerse. Hoy en día la "moda" es tan fea que si mi móvil actual no hiciese ruido al fotografiar tendría mucho más material para poner. Además de la moda hay que tener en cuenta el sentido común y en verano suele pasar que no se tiene.

Primero mi mensaje va para todos aquellos caballeros (especialmente los de barriga kilométrica, tetas que cuelgan más que las mías y pelo desde los tobillos hasta el cogote -que no la cabeza-) que pasean sin camiseta por la ciudad. Señores, no hace falta que vayan mostrando tan sinuosas curvas para huir del calor, en el desierto hace más calor todavía y la solución es taparse, no desnudarse. Incluyo también a esos monos atletas que corren sin camiseta. Más agradable a la vista (no nos vamos a engañar) pero sigo sin saber porqué tengo que descubrir el pastel antes de tiempo. Es decir, ¿voy yo haciendo topless por la calle? ¿o incluso en sujetador? Mala costumbre, mala. Esto no es la playa.

En segundo lugar mi mensaje va para todas esas niñas de 14 a 16 que llevan minis mega minis teniendo más celulitis que un camión de arena. Tenéis edad para llevar minis, así que llevadlas. Sólo quería decir, poor little girls y tenéis más ovarios que todo un equipo de fútbol femenino. I'm proud. (Aunque tenga que mirar para otro lado cuando mi vista dé con vuestro culo).


En tercer lugar quería hacer un que SÍ ponerse, en plan Ponte tu Ropa. Los que me conocen saben que me encanta la ropa, pero no sólo para mí, generalmente veo ropa y pienso "esto le pega a nosequién" o "esto quedaría de muerte con nosecuanto" lo que pasa es que suelo callármelo para no resultar pesada. Y me gusta la moda, pero ya digo que lo suelo juntar con el sentido común. Ir de putilla ochentera porque lo dicte Inditex (palabra de Inditex te alabamos vístenos) pues no me va.

Así que os dejo un conjunto veraniego, que no cutre (que verano y cutredad suele ir unido). Ideal para dar quedar con los amigos e ir cómoda y mona a la vez.


Pantalones: Pepe Jeans. 50 euros. - Son pantalones vaqueros cortos, por supuesto valen de cualquier otra marca pero que sienten bien. Si tienes mucha celulitis y no tienes 14 años, cómprate unos que lleguen a media pierna.

Camisa: Only. 3,95 euros. - Si no vives en Barcelona sólo podrás encontrar esta marca dentro de El Corte Inglés. Y diréis ¿algo tan barato en el Corte? Pues sí. Primero por rebajas, segundo porque esta marca no es cara e incluso sin rebajas suelen tener cada dos por tres promociones.

Colgante: Pull & Bear. 11 euros. - Un colgante, unos pendientes, una pulsera son los que marcan la diferencia entre ir "pssss" a "qué mona va esta chica siempre".

Sandalias para los pies blancas mismamente, y ya estáis.

¿Alguna duda? ¿Pregunta? ¿Sugerencia? Por aquí :)

PD: os quejaréis de mi versatilidad, lo mismo os hablo de política que de anillos.

jueves, 30 de junio de 2011

Pequeñas cosas

"Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas." Frank Clark

Pues eso.

Un vaso de leche fresquita en pleno verano.
Una terraza. Unas cañas. Unos amigos.
El olor a tierra mojada.
Pasear por Madrid y disfrutar de sus maravillosos edificios.
Pan de leche con mermelada de arándanos.
Un mensaje sólo para decir "hola".
Echarse la siesta con la ventana abierta y que haga el suficiente fresquito para taparte con la sábana.
Hacer una foto maravillosa y photoshopearla.
Engancharte con un libro y mirar alguna página del final para ver cómo sigue.
Comprarte una prenda de ropa que te hace sentir guapa.
El ruido de las olas en la playa.
El ruido de la lluvia y contar los segundos entre relámpago y trueno.
Encontrarte con una persona que hace mucho que no veías y ponerte al día.
Los abrazos.
La plaza mayor en Navidad.
Ver una película fantástica en el cine y seguir con la sensación de continuar dentro de la película una vez sales.
Regalar algo a alguien que sabes que le va a hacer mucha ilusión.
Tardar cinco horas en ver tres cuadros en un museo.
Ver vídeos musicales de tus series favoritas.
El graznido de los pájaros.
Que nieve y salgas a la calle para jugar con ella.
El gusanillo de descubrir cosas nuevas cuando viajas.
Ver fotos y recordar buenos momentos.
Dibujar.
Escribir.

¿Y vuestras pequeñas cosas?

miércoles, 15 de junio de 2011

Un canto

Hace millones de años me ofrecí voluntaria para leer en alto un poema en las fiestas de mi instituto. Me lo aprendí de memoria, y aunque hayan pasado más de diez años aún sigo recordando párrafos. Es extraño cómo esas palabras vuelven a mi cabeza en los momentos más insospechados. Versos sueltos, la mayoría de las veces, pero con tanta fuerza como el propio poema tiene. Y quiero gritarlo al mundo, recitarlo mil veces, hacer a la gente sentir el impulso de sus palabras. Aquí os lo dejo, para que lo leáis, para que lo sintáis, para que disfrutéis.

Quisiera un canto
que hiciera estallar en cien palabras ciegas
la palabra intocable.
Un canto.
Mas nunca la palabra como ídolo obeso,
alimentado
de ideas que lo fueron y carcome la lluvia.

La explosión de un silencio.

Un canto nuevo, mío, de mi prójimo,
del adolescente sin palabras que espera ser
nombrado,
de la mujer cuyo deseo sube
en borbotón sangriento a la pálida frente,
de éste que me acusa silencioso,
que silenciosamente me combate,
porque acaso no ignora
que una sola palabra bastaría
para arrasar el mundo,
para extinguir el odio
y arrasarnos...
 
José Ángel Valente

viernes, 3 de junio de 2011

De buen rollo

Ayer fue de esos días memorables y puesto que llevo metida en casa sin salir milenios no está mal. Después de una mañana estudiando el examen mortal de Historia del Cine con miles de directores con millones de películas cada uno, llega madre y me dice que va a dar leche a un gato que lleva dos días encerrado en el garaje. Un minigato chiquitín que se ha metido y está muriendo de la inanición el pobre. "Yo bajo" digo. "Tienes cosas que hacer". "Bueh, total estaba viendo Friends" (a esas alturas totalmente cierto).

La cosa es que el mini gato tiene miedo atroz a las personas. Es lo que tiene ser mini, estar encerrado, asustado y que nunca hayas tenido a un humano cerca. Así que se mete bajo las ruedas del coche. Que sepáis que "missi missi" no funciona para atraer a un gato. ¿Lo que funciona? Leche (que no mala leche) y dosis de paciencia. El pobre sale, entra, sale... hasta que empieza a beber de la leche y yo le quiero coger por detrás. Madre "no que araña y tiene enfermedades" Yo "¿y bajamos a alimentarle todos los días?. Así que a traición le cojo.  Mini se pone de uñas y cuando le doy la vuelta hace como que bufa (porque por dios, mini, no das miedo con ese tamaño de un mes de vida) y me mira algo cómo:


Pero con mucha más cara de pánico. Le subimos a la calle, le pongo con la leche de nuevo, bebe. Se marcha. Madre y yo: "por la carretera nooooo". Adiós pequeñín, adiós.

A lo que me voy a mi examen horroroso con la sensación de que voy a aprobar. Que digo yo que podría poner aprobado general, total, se jubila, ¿no? Qué más le dará. Llego a la facultad "Podría dar un aprobado" "No creo" "Pues podría".

Entramos. Empieza a repartir hojas. La echo mal de ojo porque yo "he venido con la sensación de que me iba ahora". Se pone delante de todos y dice que tiene una noticia muy buena. A-P-R-O-B-A-D-O G-E-N-E-R-A-L. Muero. No, no son leyendas urbanas. Existen. Explica que aprobado, sí a todos, no, no puede decir las preguntas, sí hasta los que van con todo. Una chica rubia a lo barbie de clase levanta la mano "¿Pero a lo que llevamos todo también?". Sin ofender, pero rubia = tonta te viene a la mente. "Sí anda que la aprueben, que me da que no iba a aprobar".

La gente aplaude. La gente grita "Guapa" ¿?. "Tía voy a llorar" "Yo también". Salimos. Cafetería. Y nos merecemos una cerveza. Nos invitan.

Antes de llegar a casa echo la Primitiva a medias (amore, te tengo que dar los números). Oye, ¿por qué no aprovechar las buenas rachas? También las tengo malas y bien que se recrean en mí.

C'est finit.

También he de decir que esta mañana, el niño que olfatea me ha abrazado por detrás y ha dicho "me ha gustado". A lo que me he dado la vuelta terriblemente emocionada, primero porque no sabía que podía hablar y luego porque ha dicho algo con sentido. "¿Te ha gustado lo que hemos visto?" "Sí" Y se ha dado la vuelta con su flauta (literal, de las que tocas y suenan). Y yo cómo:


Y creo que sí, ya es hora de que me ponga a estudiar de nuevo, porque los exámenes no han terminado, de hecho, sólo acaban de empezar.

¿Moraleja? Hasta los días más horribles pueden ser grandes días. Estad atentos, nunca se sabe.

martes, 31 de mayo de 2011

Conexión en exámenes

Tengo la sensación de haber derivado a un blog retroalimentado por la indignación, la injusticia y el cabreo. Y es que últimamente hay cosas que me mosquean mucho (como lo de los Pepinos, Alemania acusa, luego dice "ah, pues no" y después dice "hombre, no querrán politizar esto" y nosotros nos callaremos y será la crisis del pepino español sin serlo) y más claro.

Pero creo que quizás es porque estoy metida en casa estudiando y lo único que tengo a mano es el periódico digital y allí no pasan cosas guays. Y es que cuando estudio me pongo cómo:



Y todo es feo y frustrante. Pero tengo en mente las vacaciones, oh sí, vacaciones. De hecho hoy me he probado mis dos bikinis nuevos para recordarme a mí misma que algún día tendré libertad, y aunque pierda cerebro y dioptrías en el intento el esfuerzo habrá servido para algo. O no. :P


Moraleja: mejor perder neuronas con la cerveza.

viernes, 27 de mayo de 2011

Pensando: #bcnsinmiedo

Generalmente la gente me cae mal. No es nada en contra de nadie en particular, es así, una sensación. La gente me parece molesta, ignorante (a la vez que prepotente -lo que acentúa la ignorancia-) y egoísta. No me gusta la gente. Debe ser por pelearme todos los días con ellos a codazos en el tren, metro y autobús. Debe ser. O cuando votan a líderes corruptos. O cuando se quejan desde sus casas de lo que está mal y critican a los que salen a arreglar su mundo sin hacer nada más que protestar pero sin mover un dedo a cambio.

No, la gente no me gusta. No me gustan los consejeros que se creen más que nadie y que mandan cargar contra movimientos pacíficos que contestan con flores a los pelotazos. No me gusta que digan que es que se pensaba que los manifestantes iban a actuar de otra forma. En realidad paso del no me gusta al me avergüenzo en estos casos (Digievoluciono como los pokemon). Me avergüenzo de gentuza como esta. Me avergüenzo de que posiblemente ese señor sea puesto a dedo cómo muchos otros. Se me cae la cara de vergüenza y me indigno.

Pero como todo en este mundo tiene su contrario, mi vergüenza también la tiene. En este caso es un sentimiento de orgullo que me inunda cuando la población hace algo bien y me olvido de que somos chillones, egocéntricos y narcisistas. Claro, que esto sólo me ha pasado dos veces en la vida.

La primera vez que me sentí orgullosa y se me pusieron los pelos como escarpias (así como lo cuento) fue el día siguiente al atentado del 11 de marzo, en el minuto de silencio. Trabajando allá yo por Gran vía vi en primera persona cómo los coches se paraban a las doce (En Gran Vía señores) y los conductores salían de sus coches y Madrid se quedaba en silencio. Durante un minuto.

La segunda vez ha sido hoy, cuando me he enterado de que desalojaban Plaza Cataluña y en vez de la gente apartarse o irse corriendo, han ido en masa, de todas las edades en apoyo a los acampados. Cuando veía en directo cómo les molían a palos por el simple hecho de estar sentados en el suelo, y se agarraban unos a otros y tenían sangre, pero no se movían.

Perdonadme el inciso pero me recordó a un reportaje que he visto un par de veces sobre los maquis españoles, en los que salen hablando personas ya muy mayores (lógicamente) que fueron maquis. Hay uno en particular que habla sobre la verdadera lealtad cuando vio cómo a un compañero le apaleaban hasta morir para que dijese el paradero de los demás y aún sabiéndolo no dijo nada. Siempre me ha emocionado.

Y es que para una soñadora empedernida que le encanta el cuento de Arturo y la mesa redonda no por los personajes, sino por la lealtad y el valor de la palabra de un hombre, es una emoción ver cómo la gente acude a la llamada de socorro de un grupo que acampado protesta contra una clase política corrupta de principio a fin.

¿Que si creo que las sentadas sirven para algo? Sí. Incluso si al final no consiguen su objetivo. Sirven.

Particularmente (y quizás sea debido a mi cinismo o qué se yo) quitaría cosas del manifiesto cómo: "por la vida por encima de los banqueros". Por las personas, vale. Por la vida es cómo muy bonito, paz y amor, y vida es todo... Pero para que la gente se entere, para que estén las cosas claras sería necesario palabras más concretas y menos lirismo en la expresión. Queda muy culto y muy bonito pero para cuando quieres llegar al final de la frase ya has olvidado el principio de ella. O incluso me plantearía eso del carácter indefinido de las acampadas, pero no ahora, no cuando nos quieren acallar a palos.

Mandar a funcionarios a apalear a manifestantes pacíficos sólo demuestra la poca inteligencia de los que mandan porque consiguen el efecto contrario, que la gente se enfade y dé vida al movimiento de nuevo. Y si son poco inteligentes, ¿qué narices hacen mandando?

Si estás INDIGNADO sal a la calle. Si estás INDIGNADO protesta. Si estás INDIGNADO actúa.

Puede que no seamos mayo del '68 ni grandes revolucionarios, pero estamos ahí, unos apoyando desde la periferia, otros aguantando a la intemperie. Pero no nos vamos. No nos callamos. No nos conformamos. ¿Te conformas tú?

lunes, 23 de mayo de 2011

El día después

Ayer escribí esto en Tumblr:



Ahora mismo me siento así. Decepcionada. Herida. Porque la gente estaba gritando que ya era hora de que la gente saliese a las calles y lo único que ha demostrado es que quieren que todo siga igual. No, perdón, han demostrado que quieren que las cosas vayan todavía a peor. No hay peor cosa que dar un arma (voto) a alguien enfadado (votantes). Creen que castigan a un partido y se castigan a ellos mismo.

Estoy llorando no porque la gente haya creído en el PP. Estoy llorando porque la gente no ha querido creer en ellos. No han querido creer que tienen la fuerza para cambiar las cosas. Estoy llorando porque no quieren enterarse. Porque pensé que a la gente tenía que importarle el mundo y lo único que les importa es su vida particular. No, perdón, estoy llorando porque ni siquiera se han preocupado por saber qué es lo que mejor les conviene. Les ha dado igual. Se han reído, contentos y orgullosos porque han derrotado a un gobierno que lo ha hecho francamente mal, mientras que han votado al de al lado que no sólo es lo mismo sino que es peor.

Que no es ideología. Que es rabia. Que es encefalograma plano. Pero todos los votos cuentan y ahora lo único que podemos hacer es aprender a nadar en el mar azul esperando encontrar algún día tierra cercana.

Mañana a Sol.

Mañana a seguir luchando.

Mañana cambiaremos el mundo.

***

Y es que el mundo no se cambia en una semana, hemos encendido la chispa y está visto que no ha llegado a tantos como debería. Pero hay que seguir, seguir y seguir. Podéis pensar que soy lo peor, pero si algo me ha enseñado estas series mías que veo (en este caso Mulder es modelo a seguir) es la constancia, el seguir luchando por lo que uno cree, aunque parezca una montaña imposible de escalar.

Quizá soy demasiado pasional. Quizá es que aún no he perdido la esperanza de que podemos tener algo mejor. Quizá soy una ingenua. Pero no me importa. No quiero quedarme cruzada de brazos.



"Pero, qué podemos hacer, más que rabiar, luchar contra todas las dificultades; e, incluso vencidos, seguir diciendo: siempre y siempre".

viernes, 20 de mayo de 2011

Querido diario



Nací un 20 de mayo de 1983 en el hospital La Paz, en la capital de España. Eso hacen 28 años. (Los más listos lo habrán calculado pronto, los más lentos habrán dicho "aaah" al leer 28 y los que me conocen o se lo ha chivado facebook habrán dicho "ya"). Nací cinco días antes del estreno de "El Retorno del Jedi" y once días después de que Juan Pablo II retirase la condena a Galileo Galilei (Wikipedia dixit). Nací en mayo, el mes de las flores.

Jugaba a love en el patio, luego a liebre. Entremedias saltaba a la comba (siempre tuve miedo de que me diese un latigazo) y jugué a las palmas. No tenía que llevar cinturón atrás en los viajes en coche y mi hermana siempre tenía más agua que yo en el vaso de la comida (mi madre y mi hermana dirán lo contrario, pero bleh, tienen un complot contra mí).

Hablé por primera vez desde un móvil en el coche de mi padre (la batería ocupaba más que yo) y me compré el mío propio en el instituto, un Alcatel One touch Easy (con cobertura en los lugares más remotos). Tenía internet cuando la gente no sabía qué era eso (y no entendían que si estabas conectado no podías hablar por teléfono) y dos ordenadores en casa cuando el resto de personas tenía como mucho un spectrum (que también tuve).

Con 19 años hice mi primer viaje a Londres. Sí, no fui a ver la ciudad, fui a ver a Gillian Anderson y descubrí el poder erótico de un cigarrillo y una copa de vino en las manos de Roger Allam.

Dejé de estudiar, volví a estudiar. Trabajé. Trabajé y estudié. (Ah no! perdón, que esas dos cosas las sigo haciendo juntas desde hace siete años).

He conocido a gente fantástica (y menos fantástica, pero si os dais cuenta las cosas serias las dejo para contarlas en sitios un poco más privados) y a personas que hoy día considero amigos de verdad (que me soportan hasta mis peores borderías).

He parado coches megáfono en mano. He hecho Scully Maratones. He ganado competiciones de karate. Y un día cogí un saltamontes con la mano. (Iug).

Siempre me ha gustado más la nata que el chocolate, el Nesquik antes que el Cola-Cao y la nocilla blanca por encima de la negra. Nunca he sido amiga de los chicles de menta y la coliflor me da ganas de vomitar.

Depende de con quién me compares no he hecho grandes cosas, menos mal que siempre he creído que lo que es verdaderamente importante son los pequeños detalles, los que nos hacen diferentes. No soy ambiciosa, me conformo con intentar ser feliz, protestar cuando debo, reír cuando puedo y llorar cuando lo necesito.

Han pasado 28 años de millones de cosas, de un montón de días de no cumpleaños y un montón de pensamientos. Han pasado 28 años y en el fondo, sigo esperando que el chico más guapo de la clase me saque a bailar.


Han pasado 28 años. He tenido cumpleaños en tirantes y con un sol abrasador. He tenido cumpleaños con abrigo y lluvia (este tiene pinta de ser de esos). He llevado chuches al cole. He invitado a cervezas. Han pasado 28 años, y dependiendo de quien lo lea puede parecer mucho o poco, pero una cosa está clara, como dijo el otro día una amiga mía: "nos hacemos mayores".

lunes, 16 de mayo de 2011

Pienso, luego estorbo.

Como dije el otro día, el trabajo me impedía ir a la manifestación que tuvo lugar ayer tanto en Madrid como en otras tantas ciudades españolas, y casi como pedí (todos lo hicieron por mí está claro -soyelcentrodelmundo-) fue bastante gente para que no se notara mi ausencia.

Lo primero que hice al llegar a casa fue mirar los diarios digitales para ver si hablaban de ello y también los telediarios en televisión. Los diarios sí lo recogían (El País, Público, El Mundo... -aunque hablando como si fuese solamente algo de juventudes-) pero las televisiones dejaron mucho que desear. En Antena 3 lo nombraron, pero fue muy extraño. Hablaron de que miles de personas habían salido a la calle para protestar por los reajustes del gobierno. Hasta ahí bien, fue casi al principio del telediario. Lo único que no duró lo que suele durar una noticia que introducen en ese primer espacio, es más, parecía una entradilla para seguir luego con la noticia. Sólo que no siguieron. Fue casi como un "ya que supuestamente informo lo tengo que decir para que no digan que no lo he dicho, pero como no quiero decirlo lo hago deprisa y restándole importancia". En serio, creo que Urdaci tardó más tiempo en decir CCOO que Antena 3 en decir "manifestación de miles de personas".

Luego llegué a leer cosas como que la página de Facebook de Rtve estaba borrando los mensajes que se dejaba sobre la manifestación.

Y ante esto, ¿cómo te quedas? M.U.E.R.T.A.

Es decir, yo soy una periodista que trabaja para estos medios y renuncio sacando mi propio periódico que cuente lo que está pasando de verdad. ¿Esto cómo pasa? ¿Llega el jefe y les dice: de todo lo que pasa en realidad chitón y a todos les parece bien? Hubo un momento de mi vida que quise estudiar periodismo pero una de las cosas que me echaron para atrás fue el hecho de ver que la mayoría de los medios no informan, manipulan la verdad. Y me pregunta es, ¿para quién? ¿es que ellos no deberían hacer fuerza también por poder desempeñar su trabajo? ¿No deberían querer informar de la realidad de lo que pasa? ¿Les gusta ser marionetas? No he sido nunca dada a creer en conspiraciones pero es que esto huele a chamusquina. ¿Quién controla tanto y porqué el resto le tiene tanto miedo? Me resulta tan increíble que no logro concebirlo.

Y que la gente tenga que enterarse por el Washington Post de las cosas... ¿no os recordó mucho al 11-M cuando uno se enteraba de qué iban las cosas por los medios extranjeros?. No sabía que estábamos en China.

También esta mañana he podido ver en Espejo Público que han tratado el tema de la manifestación y al menos han dado voz a algunos representantes. Eso sí, de Democracia Real Ya no había nadie y ni los de Espejo Público por lo visto sabían de qué iba porque los chavales de Juventud Sin Futuro han tenido que repetir en varias ocasiones que ellos no habían convocado la manifestación. Luego Alfonso Egea no ha querido escuchar la explicación del #Nolesvotes que le ha dado una chica de Juventud Sin Futuro, en el hecho de que se trata de que no voten a los tres partidos que aprobaron la Ley Sinde: PSOE, PP Y CIU, no que la gente no vaya a votar. Alfonso ha insistido que se debe ejercer el derecho al voto, lo cual me parece bien, pero ESCUCHA Alfonso, escucha, que no votes a esos partidos no significa que te quedes en casa. Quizá me ponga susceptible con este hombre, pero es bastante dado a no escuchar y juzgar con mucha rapidez (que lo tengo calado ya).

Vamos, que muy bien que dejemos de estar dormidos, que hay que seguir para que en vez de 20.000 seamos (me incluyo) 40.000 la próxima vez. Que llegue un punto en el que no puedan omitirlo en sus telediarios. Que se den cuenta de que no somos solamente la juventud, sino todo el mundo que está quemado con esta clase política. Que deje de existir esta ley de voto tan anti-democrática que lo único que hace es que se pasen el bastón de poder de unos a otros cada cierto tiempo, unos y otros que son el mismo perro con distinta correa. Que dejen de tener tantos beneficios para ellos a perjuicio de los demás. Que dejen, en definitiva, de reirse de nosotros. Como se ha dicho nuestro voto no es un cheque en blanco con el que puedes hacer lo que te dé la gana. Nosotros les pusimos ahí y nosotros les podemos echar. Moviéndose es cómo se hacen las cosas. Así que felicitaciones people, así se empieza un cambio.

miércoles, 11 de mayo de 2011

De cómo ayudan las madres ajenas

Ayer me probé un pantalón (tipo playero veraniego) que quedaba súper raro y ancho. Mientras estaba en la tienda se lo probó otra chica y salió para enseñárselo a su madre. Le quedaba igual de extraño que a mí y la chica salía con la misma cara de "parecía más mono doblado" que yo. Y de pronto le suelta la madre: "pero hombre, que eso es un vestido".

Y se hizo la luz.

Y me lo volví a probar.

Y tengo que decir que ahora tengo un vestido/pantalón la mar de mono para verano.

Moraleja: lo que no sirve de un modo puede servir de otro, y la utilidad de las cosas depende de la perspectiva desde la que se miren.

lunes, 9 de mayo de 2011

Dobles y triples significados

"Al contrario, tía Augusta, acabo de darme cuenta, por primera vez en mi vida, de la importancia suma de ser formal; y de llamarse Ernesto."

Jack. La importancia de llamarse Ernesto. William Shakespeare.

jueves, 5 de mayo de 2011

Despertad, dormilones, despertad


Una vez (hace bastantes años -porqueunayaesasídemayor), la que daba los test de la Autoescuela y yo mantuvimos una conversación. Hablamos un poco de todo e incluso de política (sé que de política se dice que no se puede hablar, pero soy así de zopenca), y esta chica me soltó una frase que se quedará conmigo para siempre: "Da igual a quién vote, nadie me va a pagar el piso". Y bueno, de algún modo cierto y al mismo tiempo absolutamente equivocado. Primero demuestra el desencanto por la clase política (y estos eran tiempos de Aznar ya, que esto no es de ahora), después la parsimonia por los hechos que suceden y que podríamos cambiar, y más allá de eso mucho de estupidez humana. No pasa nada, la mayoría somos estúpidos.

Vivimos en un mundo globalizado, significa que esa parte de la teoría del caos que se refiere al efecto mariposa es cierta. Cualquier cosa leve que pase en otra punta del mundo nos puede afectar enormemente. Entonces, ¿Cómo no nos va a afectar quién gobierne nuestro país? Cierto es que entre los dos partidos mayoritarios hoy día no hay una diferencia abismal, pero eso no debe ser excusa para quedarte en casa, cruzarte de brazos y decir "a mí plim". Pues si a ti plim no tienes derecho luego a quejarte. Y quejarse en este mundo es vital para cambiar las cosas. Podemos llamarlo protestar, podemos llamarlo manifestarse. Podéis llamarlo como queráis pero el resultado es el mismo, moverse ante algo que no es justo o ante algo con lo que no estamos de acuerdo.

¿Estáis de acuerdo con que las listas políticas estén llenas de imputados por delitos? Hasta donde yo sé los delincuentes deberían estar en la cárcel no gobernando un país.

Puedes pensar que como lo de los imputados es como un cáncer que se extiende con todos los partidos políticos que gobiernan da igual a quien votes y es mejor quedarte en casa. Da igual lo que protestes porque no van a cambiar a la clase política. Cambia las tornas a la frase. No van a cambiar a la clase política porque tú no protestas. El motor de un país son sus ciudadanos y la clase política está para servirnos, para trabajar para nosotros, no a nuestra costa. Sin nosotros, no son nada. Y podemos utilizar las armas que nos hemos ganado, el voto y la protesta. Y son poderosas.

Demostrar que una protesta es poderosa es fácil. Vuelvo a repetir que no hay que irse a mayo del 68 ni más lejos aún. Ni siquiera hay que irse a la lejanía de las protestas africanas. El otro día leí la noticia de que "Prohíben la manifestación Democracia Real Ya en Toledo, por perjudicar a los actuales gobernantes de la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha". Toma. Pues claro que les puede perjudicar. De hecho, ¿para qué sino hacer una manifestación?. Ahí está el miedo. Ahí está el poder. Si las protestas, o las huelgas no sirviesen para nada, no las prohibirían. Si las huelgas diesen igual, los regímenes autoritarios las permitirían. Y es que 200 personas no cambian un gobierno, pero sí hacen pensar a otras 200, que a su vez hacen pensar a otras 200 más... En eso consiste estas manifestaciones, en despertar conciencias, porque parece que nos hemos dormido, que disfrutamos siendo meros títeres controlados por gente que no se lo merece o que han perdido nuestra confianza. ¡Despierta! ¡Actúa! ¡Mueve el culo! Que nadie lo va a mover por ti.

El 15 de mayo hay una manifestación dónde se podrá demostrar que no todo el mundo está de acuerdo con lo que está pasando. No podré ir. Soy de esas privilegiadas que tienen trabajo y de esas pringadas que curran los fines de semana. Pero me gustaría ver que: primero) va la suficiente gente como para que los que queremos ir y no podemos nos sentamos representados y segundo) no hay ningún gilipollas montándola al final. Ya, parece que sino no se sale en televisión, pero no aumentemos su patetismo televisivo con carnaza.

martes, 3 de mayo de 2011

Fashion Art II

 
"En ‘Viaje al Tíbet’ Andrino se ha inspirado en los motivos decorativos de la Puerta del Potala, antiguo palacio de invierno del Dalai Lama, en Lasha, capital del Tíbet. Confeccionado en piqué blanco, ‘Viaje al Tíbet’ refleja la luz de la blanca arquitectura del palacio de aire místico. En el diseño de los diferentes motivos que decoran el vestido utiliza elementos alegóricos como el pez (símbolo de la abundancia)  y la guirnalda de flores (meramente decorativo).

Dentro de esta fantasía, conviven en buena armonía elementos de la Bauhaus, la escuela de diseño, arte y arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius, en Weimar. La Bauhaus tuvo la socializar todas las artes. En ella existían talleres textiles en los cuales se usaban con asiduidad los cuadrados y círculos característicos de la escuela alemana que encierran con hermetismo el significado de los elementos budistas. Una extraña mistura que, de la mano de la autora, se transforma en una estética equilibrada.

Los colores aportan mayor simbolismo a esta pieza de arte. El blanco, la pureza; el rojo, la pasión y la fuerza; el naranja, entusiasmo; el amarillo primario, combinado con los dos anteriores, aporta emoción y deseo de liberación y, el azul turquesa, la profundidad de la fe, la sabiduría, el sosiego y la serenidad.

En las formas domina la elegancia de este ‘palabra de honor’ que termina en cola. Y volumen para expresar la esbeltez y realeza. En la técnica, Andrino utiliza stencils con pigmentos naturales procedentes de China.

‘Viaje al Tíbet’ ha surgido de un profundo proceso de transformación interior de la artista a través del silencio de la montaña Hongshanla, del susurro de las plegarias de los peregrinos, de la devoción que guardan las paredes del palacio. Olga ha expresado esta catarsis con la fuerza del diseño y del color de su pintura."

lunes, 25 de abril de 2011

Concurso Fnac

Aquí está la versión definitiva:

http://factoria.fnac.es/concursos/microrrelatos-fin-mundo/morituri-te-salutant

Iba a hacer una gran entrada sobre este maravilloso fin de semana que he pasado, pero es que las palabras se quedan cortas. Así que con gran pena vuelvo al mundo real, pero antes, todo el mundo a cantar:

jueves, 21 de abril de 2011

Doomsday

Soy mucho de participar en concursos de microrrelatos. Por supuesto para ganar, por supuesto no he ganado nunca ninguno. El último el de la Fnac, 150 palabras para decir cómo pasaríamos el fin del mundo. Lo he titulado Morituri te salutant y si algún día de estos alguien de la Fnac es capaz de leerlo y admitirlo pondré el link. De primeras, copio/pego el largo que primero hice:


"¿Qué se acaba el mundo? No venga, en serio, que es una broma. Las primeras tres horas convencidos de que están anunciando una nueva superproducción de Hollywood. ¿Qué me cuentas? ¿En serio? ¿Es Trending Topic en Twitter? Oye tío que va a ser verdad. Pues no me digas. No me parece serio. Esto es culpa del gobierno fijo. ¿Nos manifestamos?. No, para qué, si se acaba el mundo de todas formas. Seis horas para el fin del mundo y aún no has hecho nada. Pones la tele, hay gente súper profesional que sigue trabajando e informan de saqueos. Que para qué quieren una tele si se van a morir. Tres horas para el fin del mundo. Oye mamá, que te quiero mucho ¿eh?. Dos horas para el fin del mundo. Pues vaya, me faltan un montón de sitios por visitar y millones de cosas por hacer. Una hora para el fin del mundo. Te empiezan a llegar mensajes después del inicial bloqueo de líneas. Uy. De pronto un montón de gente quiere tener sexo contigo como despedida. Treinta minutos para el fin del mundo. Te fumas un cigarrillo. Después de todo no vas a morir por cáncer de pulmón. Quince minutos para el fin del mundo. Intentas pensar en algo positivo, por ejemplo, en que es el primer fin del mundo de la humanidad. Es algo así como un privilegio. Seguro que va a los anales. Cinco minutos para el fin del mundo. Mierda. Te das cuenta. No va a quedar nadie para hacernos quedar cómo héroes. Cuatro minutos. Qué más dá, tampoco ibas  a estar para verlo. Tres minutos. El tiempo pasa muy despacio. Dos minutos. El tiempo pasa demasiado deprisa. Un minuto. Silencio."

viernes, 15 de abril de 2011

Fashion Art



 “La moda no es un arte, pero para dedicarse a ella hay que ser un artista”. Yves Saint-Laurent

Y esto es cierto. Fashion Art es la nueva exposición en la que trabajaré y sufriré. ¿Por qué sufrir? Porque veré todos esos vestidos diseñados por Manuel Fernandez y a la vez digamos que "tuneados" por grandes artistas, muchos de mi devoción (hagamos que no salto de la emoción con el vestido de Jesús Zurita) y no me los podré poner. Estarán ahí en maniquís feos, pidiendo que alguien se los ponga, que los pasee, que les dé vida. Vale, tendrían que cogerme el bajo de todos pero jo, YO QUIERO.

El hecho es, ¿qué cuentas en una exposición así? Por un lado la intención del artista, claro y por otra la relación entre moda y arte. Con este propósito de encontrar cosas con las que rellenar una hora de visita (porque sí, yo guío y cuento) cogí un libro ayer en la biblioteca, Moda y diseño: un desafío cultural. Reflexiones sobre el fenómeno de la moda desde la perspectiva de las ciencias sociales, la filosofía y el arte, y aunque el título de la conferencia podía estar sacado de aquí: http://www.yeray.com/generador/ según he empezado a leer he encontrado cosas interesantes, ya no para esta exposición sino para futuras explicaciones sobre el arte. Una de las ponencias fue sobre "La moda y el arte: un fenómeno creativo" por Luis Racionero del que sin leer todo me he quedado con esto:

"La manera de entender la cuestión del cambio en los estilos artísticos es partiendo de aquella hipótesis de Gombrich que dice: En el arte no hay progresos sino propósitos. Es decir, no se trata de pensar que los estilos artísticos se han sucedido de una manera lineal porque la gente iba aprendiendo cada vez a pintar mejor, sino que desde el bisonte de Altamira al toro de Picasso no hay un progreso, sino que hay simplemente distintos propósitos, es decir, cada cultura tiene unas cuestiones fundamentales que le preocupan y estos son los que dirigen la creatividad hacia una ciencia y hacia un tipo de arte. El arte tiene un propósito y los propósitos van cambiando, por eso son incomparables. Por eso no es legítimo comparar que un arte esté más evolucionado que otro o que sea más legítimo, pues los propósitos vitales son muy distintos" 

 Cosas como estas me sirven para argumentar cierto tipo de arte, porque la gente sigue yendo a exposiciones de arte contemporáneo y sigue diciendo: "esto es una mierda". Bueno, pues preguntémonos porqué el artista busca esa reacción.

Anyway, la exposición será maravillosa porque yo lo digo y porque se puede reflexionar sobre si la forma de vestir nos define, si juzgamos a los demás por lo que llevan o si los trajes que a veces vemos en pasarela son sólo telas bien cosidas o realmente un producto creativo.

De momento yo seguiré dejando caer que oye, nos podrían dejar probarnos uno, sólo para ver lo que siente y poder transmitirlo a la gente que visite la exposición (ninguna otra intención, palabrita de girlscout).

Y termino con la conclusión a la que llegamos ayer la Loca de Ofelia y yo (en realidad sólo fue la loca de Ofelia, pero yo escuchaba):

"Cocó Chanel es a la moda lo que la vanguardia a la pintura"



viernes, 8 de abril de 2011

Everything is fine. Keep shopping.

"Everything is fine. Keep shopping" 

Este es uno de los lemas que el otro día pusieron unos artistas como "ataque" en muchas marquesinas de bus en Madrid. Todo va bien. Sigue comprando. Porque eso es lo que tenemos que hacer, comprar, comprar y comprar (y que conste que me encanta). Pero no todo está bien y vas aguantando, y vas tirando y sabes que partidos supuestamente de izquierdas tienen que aguantar y hacer recortes que les mandan sus compatriotas europeos de derechas... pero llega un momento en que tienes que decir basta. Crisis se ha convertido en una palabra tan común que se utiliza en cualquier contexto con cualquier excusa y acaba perdiendo su significado.

Ayer fui partícipe de una pequeña manifestación en Madrid, la primera espero de otras muchas. ¿Por qué fui? Porque no estaba convocada por ningún partido político (les metes a todos en una sala y no sabes diferenciarlos) y porque llega un momento en que debes reflexionar y hacer algo. No pasamos de quejarnos en casa, con los amigos... poco a poco te vas enterando de cosas, otras haces oídos sordos porque realmente NO quieres saber, pero llega un momento en el que te tienes que mover, en el que tienes que gritar o quejarte desde el salón de tu casa no servirá para nada.  Porque los hay que prefieren irse de "este puto país", pero los hay también que nos encantaría quedarnos, que si nos vamos sea porque queremos, no porque nos veamos obligados para no vivir en la precariedad. Porque movilizarse sí sirve para algo, pero hay que movilizarse más. No hace falta poner ejemplos históricos, ni irnos a otros siglos, lo tenéis ahí cerca y Egipto se ha convertido en un ejemplo a seguir.

Por supuesto no creo que haya que acabar con el gobierno, un gobierno elegido democráticamente. Lo que hay que terminar es con la corrupción, lo que hay que terminar es con quien controla al gobierno, que no es el pueblo, sino los mercados, gente que no ha sido elegida por nadie y que controla con un dedo el devenir de todo un país, de sus gentes, de sus historias. Seremos una mota de polvo comparados con el tamaño del universo pero estamos aquí y ahora y somos importantes.

Por eso hay que gritar que ya basta. Que ya basta de presidentes de comunidades imputados por delitos que siguen teniendo el apoyo de su partido y del que será el próximo presidente de nuestro gobierno (porque sí, a quien yo llamo "cariñosamente" boca chocho ganará, y todos lo sabemos)

Basta de que grandes banqueros que fueron los culpables del comienzo de la crisis no sólo se vayan de rositas, sino que gracias a eso ahora ganan mucho más.

Basta de grandes empresas que despiden a gente con la excusa de la crisis y lo que hacen es ganar más beneficios por ellos, aunque sus trabajadores tengan que hacer horas extras porque no dan a todo.

Basta de jefes de patronales que dejan sin sueldo a un montón de familias y aún así siguen en su cargo, pensando desde el sofá de cuero de su chalet que le ha salido mal una jugada. La gente no es un juego.

Basta de bajar el sueldo a mileuristas que ya bastante mal llegan con lo que tienen. Y aquí un inciso, porque la gente aplaudió cuando se le bajó el sueldo a los funcionarios. Sólo unos pocos funcionarios ganan un sueldazo. Sólo la élite de funcionarios (casi siempre elegidos a dedo) tienen beneficios que los demás no tienen. Los funcionarios NO viajan en metro ni tren gratis (lo digo porque lo he escuchado). La mayoría rozan los 1000 euros y eran unos pringados cuando gente sin estudios ni preparación ganaban 3000 euros mínimo al mes. Ahora que esa gente no tiene más que hacer cola en el paro aplauden que le bajen el sueldo a personas que antes eran las pringadas y ahora son los malos por estudiar y ganarse por derecho propio un puesto fijo. Si hay algún malo en esta historia no es el que te hace el papeleo en la mesa del paro, es el que te ha enviado ahí.

Dicen (los periodistas dicen) que todos tenemos que arrimar el hombro, y que este lema de "Esta crisis no la pagamos" no debería existir. Yo lo arrimo, no me importa, pero cuando lo arrimen los de más arriba. No puede ser que tengan que sacrificarse los que menos ganan para que los que ganan una cantidad astronómica sigan ganando lo mismo e incluso más. No puede ser que yo no pueda irme de casa pero los eurodiputados no puedan viajar en turista en vuelos cortos.

Entendedme, no creo en el reparto igualitario de riqueza. Quien más trabaja que lo gane, y quien se toque el pie (que también los hay) que vaya a comedores sociales. No todo el mundo se merece lo mismo, pero debería haber un límite, alguien cuerdo que diga "por aquí no se puede subir". No puede haber hoteles con grifos de oro de 24 quilates y al mismo tiempo gente que trabaja y no le pagan.

Todos somos tontos, borregos y lo que se quiera llamarnos. Mucho. Y se aguanta así demasiado. Hasta que llega un día que hay una pequeña llama o una pequeña gota que colma el vaso y la base de la pirámide se rebela, y sin la base la punta se cae porque no tiene dónde apoyarse. Porque es difícil cambiar el mundo, pero no imposible. Porque llega un momento en que no podemos esperar a que las cosas simplemente pasen, somos parte de esta sociedad y no podemos vivir ajenos a sus problemas. No podemos ir por el mundo de puntillas cuando el mundo se está quemando. Es nuestra responsabilidad, no de otros.

Moveos. Levantaos. Gritad. Luchad por vosotros. Por vuestra familia. Por vuestros amigos. Luchad por solidaridad. Luchad por egoísmo. Pero no os quedéis quietos porque luego será más difícil moverse. Vivimos en un mundo globalizado, todo nos toca, todo nos afecta. Abrid los ojos. Corred la voz. Sin miedo.

lunes, 4 de abril de 2011

Boleando


Malditas pelotas que nunca sabes cuando. Se agacha. Malditas pelotas que vienen. Se aparta. Y que van. Salta.
A veces, de esas veces que a veces pasa, te quedas encerrada en una sala llena de pelotas de esas que a veces, a veces no paran de botar. Las vigilas, estudias sus movimientos, te intentas adelantar a sus pasos y te pasas todo el tiempo sorteándolas. Hasta que se te estampan en la cara y lo único que quieres hacer es salir de la sala llena de pelotas de esas que a veces no paran de botar.
Pero no tienes la llave de la sala, así que lo único que puedes hacer es conseguir parar las bolas, cosa que no haces porque de momento te va bien sorteándolas, aunque a veces, a veces sean bolas que te dan en la cara.

jueves, 24 de marzo de 2011

De cómo me quedé fuera de casa. El día de mi cumpleaños.

Que no era mi cumpleaños. Era el de madre. Pero quedaba más dramático en el título. ::I like drama::

De esto que te levantas emocionada (o te levantan tú muerta del sueño y la otra emocionada) porque es el día del socio en la Fnac y te quieres regalar un netbook (mirado y remirado, es decir, que vas a tiro hecho) y desayunas, y miras la hora, y se va haciendo tarde, y te imaginas a centenares de personas entrando por la puerta de la Fnac queriendo comprar tu maravilloso portátil antes que tú y te impacientas. Mucho. Y entre la emoción y las prisas abres la puerta, sales de casa, dices "venga vamos" y salís las dos y una cierra y la otra dice "¿dónde están mis llaves?"

Silencio sepulcral.

"¿Dónde las tenías?" "En la puerta"

A esto que entonces la que sí ha salido con las llaves las mete en la cerradura... oh. Que chocan con sus tocayas que están al otro lado. Y aunque intentas empujarlas desde el exterior las del interior están muy modositas puestas y no se mueven. Nada. Ni un ápice. Ni se asustan siquiera. En esto que te entra la risa nerviosa (que no soluciona nada pero lo hace todo más llevadero) y empiezas a echar cuentas de los números a los que sale un cerrajero y oye, qué caro va a salir el notebook.

Entonces es cuando te planteas seriamente qué hacer. Una seria encrucijada que madre resuelve con un "vamos a por el ordenador". A mí se me había pasado seriamente quedarme vigilando la puerta. (Cómo si se fuese a ir volando o algo). Pero si por lógica está cerrada y no se puede abrir... pues no se puede abrir, ¿no? Y ya sería casualidad -dice- que alguien justo intentase robar... Oye, pues eso te deja un poco con el run-run.

La cosa es que te vas... blablabla... y la gente llama a madre porque, atención, sigue siendo su cumpleaños y claro, pues le cuentas la anécdota, y de pronto todo el mundo es súper sabio y se convierte en MacGyver y dicen cosas cómo "hombre, mete una radiografía y la abres" (como la cosa más natural del mundo que hace uno todos los días). Sí hombre, claro, espera que me saco esta radiografía que siempre llevo en el bolso para cuando salgo sin llaves de casa. O "con una tarjeta" y miras todas tus tarjetas pensando, ¿a cuál de ellas quiero menos? Y todas te miran con sus numeritos tristes como diciendo "yo soy útil te doy un montón de puntos y te hago descuento no me mates a mí por favor nooo".

Así que después de comprar ordenador, madre, en su infinita sabiedad (que no sabiduría que eso es de ancianos), decide avisar al seguro (que para eso se tienen) y el seguro dice que entra. Así que volvemos a la puerta (que sigue en su sitio) y como el que espera desespera, pues haces esto de volver a intentar abrirla (por el puro placer de saber que no vas a conseguirlo) e intentas absolutamente de todo. Meter la llave. Abracabra. Telequinesis. Ábrete Sésamo. Pero oye, ni con esas. Y tras un rato de intentos de proyección astral, el cerrajero llega, con un cuaderno, paseándose, tranquilo, rutinario. -No lleva herramientas- Porque oye, debería llevarlas o algo, ¿no?. Y cuando llega se saca del bolsillo del mono una tarjeta, la mete por la puerta, de abajo a arriba (esto es para hacer un 2 en 1 y que sepáis abrir una puerta -ajena o propia- una vez leáis esta entrada) y cuando encuentra la cerradura tira de la puerta, para arriba y... plop.

Eso sí que es magia. Tres segundos de lo que debe de ser el trabajo mejor pagado del mundo. "Si te va mal la cerrajería ya sabes a qué puedes dedicarte" Se te ocurre. El señor te mira serio. Te lo ahorras. Rellena su informe. Firmas. Se va.

Y entras por la puerta recordando eso que se dice que uno no sabe lo que tiene hasta que se pierde. Besad vuestras llaves. Entrad en casa. Cerrad por dentro.

A todo esto tengo que decir que el notebook ha llegado roto. Así que madre me ha dicho que os ponga de moraleja esto: Más vale trabajar que pedirse días libres. Sale más rentable.

Pero yo también os dejo otra,

Moraleja: ábrete un blog. Si tienes un día en el que no deberías haberte levantado al menos puedes pensar "ya tengo algo con qué actualizar mi blog".

¡¡Felicidades mamá!!

miércoles, 16 de marzo de 2011

Estar está, aunque no brille.

Qué triste, ¿no?. Click. La luna, digo. Click. A veces brilla tanto como una estrella del cabaret. Click. Sí, del cabaret, no de esas que comparten el cielo con ella. Click. La luna brilla más. Click. A veces, digo, porque no siempre. Click. A veces también se esconde y no puedes verla, aunque sabes que está ahí. Click. La intuyes, la sientes, sabes que es un punto inalterable. Click. Aunque no esté está aunque no brille brilla. Click. Es la luna, te dices, que sólo brilla cuando quiere y cuando no quiere no brilla pero sigue estando ahí. Click. Quizás sólo haya que esperar a que brille otra vez. Click.

sábado, 12 de marzo de 2011

De genios que se crean a sí mismos


Cuando una persona es descendiente de un virrey español del Perú y nieto de una revolucionaria feminista, con un padre republicano que huye con su familia a la Patagonia, su vida ante todo digamos que no es normal. Y realmente cabe esperar que se convierta en un verdadero genio. O un loco, que a veces viene a ser lo mismo. He leído a Dalí, pero Dalí querido, Gauguin te sobrepasa en casi todo (aunque tú siempre serás más escatológico).

Estoy enamorada de este hombre, Paul Gauguin, y sólo llevo una cuarta parte leída de sus cartas. Es un amor platónico hacia su genialidad, arrogancia y su soberbia. Porque claro, dejar a la mujer y a los hijos para ser mártir de la pintura moderna es como para darle en todo el cogote (así que mi amor no va por esos derroteros, no).

Inciso: Debió disfrutar mucho con el onanismo queriéndose tanto como se quería.

Pero Gauguin es grandioso, no sólo por su pintura, sino por la forma en la que se expresa. Estoy disfrutando como una enana leyéndole, subrayando con un lápiz cada frase que me gusta y sujetándome las manos para no subrayar el libro entero. Pero quiero compartir parte de esa genialidad con vosotros, queridos y contados lectores, y si no os orgasmáis como yo, tranquilos, significará que estáis cuerdos.


"De aquí a un mes me quedaré sin blanca, el cero es una fuerza muy negativa"

"Un consejo, no pinte demasiado del natural. El arte es una abstracción, extráigala de la naturaleza soñando ante ella y piense más en el proceso creativo que en el resultado."

"Sí, señores, hay que tener una imaginación formidable para adornar una superficie cualquiera con gusto y se trata de un arte abstracto que no tienen nada que ver con la imitación servil de la naturaleza."

"Pero, qué podemos hacer, más que rabiar, luchar contra todas las dificultades; e, incluso vencidos, seguir diciendo: siempre y siempre".

"Rembrandt, un león temible que a todo se atrevió"

"Sólo es un gran artista el que puede aplicar con acierto sus preceptos más abstractos de la forma más sencilla posible"

"En el arte, el estado de ánimo en que uno se encuentra representa las tres cuartas partes; es preciso, pues, cuidarlo si se quiere hacer algo grande y duradero".

"En el fondo son buena gente que no tienen más culpa, que la de ser totalmente mediocres"


Paul Gauguin (1848 - 1903)

jueves, 10 de marzo de 2011

El principal enemigo de la creatividad es el buen gusto

Reconozco que me hace gracia la reacción de la gente cuando le dices que estudias Historia del Arte, porque siempre son dos extremos totalmente opuestos, o les maravilla y saltan con eso de "qué bonitoooo yo quería estudiarla" o ponen una cara de terror que intentan mezclar con una sonrisa para que no les note que les parece la opción más horrorosa del mundo mientras que te dicen "ah. ¿Y te gusta?".

Siempre me ha recordado a la película de Pretty Woman cuando Richard Gere le dice a Julia Roberts que la ópera cuando la ves por primera vez o te encanta o la odias pero que no hay términos medios. Así que supongo que Historia del Arte es como ir a la ópera y reconozco que yo también me mee de gusto en las bragas (digo, que la Traviata me embriaga) cuando comencé la carrera. Lo cuál también tiene su mérito empezando porque en primer año no sales del románico y el gótico y yo soy chica de contemporáneo. ¿Una silla encima de un montón de productos de desecho? Me encanta. Me emociona. De primeras porque no tengo porqué aprenderme pasajes bíblicos para poder apreciarla, y luego porque adoro todo lo que sea creatividad que esté unida a la rebelión.

Esto no significa que en el arte contemporáneo haya mucha mierda (a veces incluso literalmente), pero si puedes expresarme todo un mundo con dos líneas y tres colores te querré por siempre. Supongo que la cuestión está en saber mirar o en querer mirar. En saber que un corazón puede ser representado con arterias, o dibujarlo como un niño, o representar la fuerza con la que nos arrastra de un lugar a otro. Y que ninguna de esas formas de representación es mejor que otra porque represente mejor la realidad o lo que a la gente de a pie le parece de buen gusto. El mundo es un lugar caótico y queremos que el arte siga siendo clásico, cómo una satisfacción interna de poder controlar todo lo que se nos está yendo de las manos. Sinceramente creo que el arte contemporáneo no gusta no porque no se entienda, sino porque es un reflejo de lo que sabemos que somos y no queremos ser. Es un reflejo de nuestra pasividad, de nuestra hipocresía.

"Esto no es arte" - ¿qué es el arte? - silencio.

Y también reconozco que todo lo que ofenda a la gente "tradicional" me causa un placer in extremis.

El "buen gusto" como norma equivale a una amonestación para que neguemos nuestro sincero gusto y lo sustituyamos por otro que no es el nuestro, pero es "bueno".
José Ortega y Gasset.