miércoles, 28 de marzo de 2012

#yohagohuelga

Hasta ahora estas han sido las excusas:

"Los sindicatos sólo se mueven ahora" -- También lo hicieron con el anterior gobierno.

"Los sindicatos lo único que hacen es aprovecharse y no quiero apoyarles" -- La huelga no es a favor de los sindicatos, es en contra de la Reforma Laboral y de los recortes sociales (venidos y venideros).

"Es que yo no pertenezco a ningún partido político" -- Pero perteneces a esta sociedad, ¿a que sí?

"Ya ha dicho Rajoy que no va a servir de nada" -- También dijo que no iba a abaratar el despido. Ya veis, lo que diga no tiene validez ninguna.

"Es que me quitan dinero" -- Y si no te mueves te quitan derechos sociales. ¿Prefieres 100 euros más ahora o que te despidan cuando estés enfermo?

"Total, si ya hacen cosas ilegales ahora las empresas" -- Pues si las hacen cuando son ilegales, imagínate cuando las legalicen.

Pon ahora tú las razones.



martes, 27 de marzo de 2012

Pasiones

Céfiro, Cloris / Flora.

"La Primavera" de Botticelli. Paradigma de la filosofía neoplatónica. Porque en el neoplatonismo gira todo en torno al  amor. Amor total que abarca lo material y lo espiritual. Este fragmento es la representación de las pasiones terrenales. Céfiro, el viento invernal persigue a la ninfa Clovis que simboliza la Primavera temprana. Es poseída por Céfiro que es la pasión, el instinto. Y poseída por él se transforma en esa otra mujer a nuestra izquierda con traje de flores. Se convierte en Flora, que es la primavera, que esparce flores sobre la tierra.

lunes, 26 de marzo de 2012

¿Nos vamos de tiendas?

Hay una clase de tienda que me gusta particularmente. Aquella que venden todo tipo de objetos, para la casa o para ti, y van de lo retro a lo moderno pasando por lo claramente original. Todo en este mundo está inventando, y es difícil marcar la diferencia, pero digamos que dentro de esa producción en cadena en la que nos hemos convertido los seres humanos, hay miniproducciones que nos ayudan a sentirnos diferente, a pensar algo también diferente y así darnos cuenta de que somos individuos y por ende, capaces de tomar nuestras propias decisiones.

Todo esto tienen detrás estas tiendas, pequeños rincones de color que te transporta a otro tiempo.

Siempre me ha gustado la tienda de Ale-Hop. Descubierta en Benidorm por mí y luego en Salamanca, hace relativamente poco que han abierto su primera tienda en Madrid (C.C La Vaguada). Una tienda que por su estética y precio se convirtió en 'chic' para empezar a llegar ahora a convertirse quizás en una macrocadena más, debido a la rapidez de apertura de sus tiendas en distintos puntos de la Península. El economista dirá que es bueno, yo diré que el entusiasmo de ir a un sitio concreto, para hallar una tienda de aspecto único y original, se acaba con la expansión y comercialización en cadena.


Aún así tengo fetiche por esta tienda.  Con su gran vaca postrada a la entrada, el interior deja paso a toda clase de productos, desde ropa (he visto Bodies de bebés con logos estrambóticos), hasta cosas para la casa (como saleros con aspecto de pájaro y con cuerda para que anden solos de un lado a otro de la mesa), pasando por la decoración (con Jardín Zen incluído) y los juegos (de los dirigidos a los más pequeños a los más mayores).

¿Lo mejor de Ale-Hop? Que tienen precios muy asequibles, lo que deja darte un capricho de vez en cuando.

¿Lo peor? Que está perdiendo el sello de tienda original y se está convirtiendo en cadena con productos ya vistos.


Otra tienda que descubrí no hace tanto (y puesto que eso debe ser hace un año o dos mi concepción del tiempo es relativa), es la de O2, en Madrid (al lado de Sol). Del mismo estilo que el anterior pero con pequeñas diferencias. La primera es que por estar donde está situada, la primera planta se mezcla con objetos dedicados al turismo. Así que para ver los mejores artículos habrá que rebuscar.


Lo que hay en esta tienda que le falta a Ale-Hop es la bisutería. Te puedes encontrar desde collares de plata hasta anillos hechos de nácar e incluso diademas muy originales, ¿por qué digo originales? porque muchas de estas piezas están hechas por diseñadores/as a pequeña escala.

¿Lo bueno? Que te puedes llevar una diadema muy bonita que poca gente va a tener igual (y la exclusividad es algo poco existente hoy día)

¿Lo malo? que el precio se dispara un poco. 30 euros quizás no pueda parecer demasiado, pero para mí una diadema a ese precio es un capricho que no me puedo dar, lo que no quiere decir que no lo valga.

Si entráis en esta tienda un aviso: en las escaleras al piso de arriba hay un horrible espejo que no sé si su intención es dar la profundidad a la tienda (que es pequeñita) o despistar a los turistas. Si su intención es la segunda causa buen efecto, lo malo es que despista a todo el mundo y parece que son escaleras prohibidas al futuro comprador y que no existe una planta de arriba abierta al público. Pues existe, y es genial. Con productos, eso sí, algunos demasiado vistos, pero con otros que tienen su parte de encanto y recuerdan a esa magia de anticuario.



Pues estas dos son mis tiendas preferidas (de momento, que la lista puede ampliar), de este tipo de "da color a tu vida". Sé que hay muchas más tiendas de este estilo, he visitado algunas, pero digamos que estas dos son las que se quedan en mi retina. Y no, no las comparéis con La Rosa Negra, esa tienda que empezó siendo original para decaer en productos Warner, fans de Hello Kitty y llaveros más caros que un riñón.


PD: En cuanto a mi criterio de "Caro-Barato" tendréis que saber que pertenezco a la generación #nimi de El País. ¿Means? Que una camiseta a 30 euros no es barata.

sábado, 24 de marzo de 2012

Gélido

Sonó el timbre. "Volveré enseguida". Más cercanas que él las palabras, se marchó por la puerta con leve resoplido. Cerró la puerta tras de sí. La casa parecía haberse quedado en penumbra por el profundo silencio  repentino. Se acercó a la puerta, de forma sigilosa y miró la cerradura. Fría. De metal. Y de ella colgaba lo que parecía ser un hilo de la chaqueta de su padre, un minúsculo pedazo de tela que parecía no querer abandonar ese lugar. Más valiente que su padre. Apretó su delgado puño a la cerradura y sintió su tacto gélido. Supuso que así era como debía sentirse el abandono.

lunes, 19 de marzo de 2012

Moderna nivel Loewe

Como dijo Samantha de Sexo en Nueva York, "no hay publicidad buena o mala, solamente publicidad".

En esta generación de #Nimis a la cual yo pertenezco (no orgullosa, sino cabreada), mi modernismo se limitan a unas gafas de pasta de Stradivarius y la webcam de mi ordenador.




Viva las modernas

martes, 6 de marzo de 2012

X-Files, 20 aniversario

20 años de la primera vez y lo único que parece anticuado es la camisa de Scully en su cita en El Diablo de Jersey. El resto sigue palpitando en nuestro día a día.


El comienzo:



Las miradas:



Los roces:



Los abrazos:



La confianza:



La eterna búsqueda: "Estás en el sótano porque tienen miedo de ti, de tu perseverancia y porque saben que si te dejaran en medio del desierto y te dijeran que La Verdad está allí les pedirías una pala"

Los malos:


El apoyo:




Los casos paranormales:



La UST:



Las malas noches:



El Angst:



El Humor:



Los cumpleaños cada cuatro años:


El baseball de uno:


El baseball de dos:

El final:



Los fanfics:  Irati SMUT Sky is Broken VioVio MSR Lluvia Post-AllThings Silverbug Tocada pero Jamás Atrapada Elena Eleventh Hours Ad Noctum...

Me dejo mucho, pero es imposible abarcar la inmensidad.

domingo, 4 de marzo de 2012

Demasiado tarde


Lucas temía lo que podía pasar. Bajo la luz de la farola esperaba atormentado, con una única idea pasándosele por la cabeza. Intentaba aparentar calma. Con una mano en el bolsillo de sus vaqueros, la otra la usaba para mesarse el cabello y tocarse de vez en cuando los labios, en un tick nervioso claro solamente para aquellos que le conocían bien. Llevaba esperando poco más de tres horas pero el tiempo se condensaba y ralentizaba a cada segundo. La niebla empezaba a caer, era tarde, demasiado, y ella seguía sin aparecer. La ciudad parecía haberla engullido del mismo modo que la noche había hecho desaparecer el tráfico y las bocinas de los coches se habían ido apagando. El silencio había recorrido las calles como como una tormenta de arena y si se quedaba quieto era capaz de oírse respirar. Una bocanada de aire caliente salió de su garganta y se convirtió en una blanca neblina al contacto con la gélida noche. Era demasiado tarde y lo sabía. Al igual que sabía que de poco iba a servir quedarse quieto, esperando. Se dio media vuelta y deshizo los pasos que le habían conducido hasta allí a última hora de la tarde. Era tiempo de empezar a buscar por su cuenta.