miércoles, 29 de febrero de 2012

Un cuento antes de dormir


Diana "la mocita" la llaman. Se pasea a diario por las calles con su vestido de tul. Ladea la cabeza, sonríe, planta el talón en el suelo y posa. Diana "la mocita" porque es la más mona del lugar. Zalamera. Coqueta. Le gustan los lazos azules en el pelo y bailar pasodobles cuando llegan las fiestas. Le gusta pintarse un lunar, justo a la altura de la comisura de sus labios y soñar que justo ahí la besan. El chico más guapo, se dice, el chico más guapo de toda la aldea. -¡Mocita!- La llaman, y ella acude corriendo. Saltando de charco en charco arriesgándose a manchar su vestido. Las medias ya se olvidaron de su color natural y el brillo de sus zapatos de charol desaparece con cada salto. -¡Mocita las medias!- Le grita su abuela. Pero ella olvida todo bajo el sol de la tarde, su lazo azul en el pelo, su vestido de tul en su cuerpo y el chapoteo de sus pies en los charcos. Chof, chof. Diana "la mocita" la llaman. La moza más moza de todo el lugar.

viernes, 24 de febrero de 2012

La rendición de Eva



Eva mantiene el caracter. Mientras, se consume el cigarrillo en su mano y su mirada perdida se encuentra de pronto con las formas sinuosas del humo, que inunda poco a poco la habitación. Resopla. Podría decir que está pensando, pero ya ni si quiera piensa. Estática. Fuera de lugar. Como una estatua de frío mármol perdida en una esquina del museo. Parpadea. Inspira. Con el cigarro aún en unas manos que a penas tiemblan pero que no serían capaces de sostener nada más que eso. Es fácil perderse en una habitación cerrada, en sus líneas rectas, en las curvas de la mesita de café que tiene ante ella, en el papel pintado de la pared, en el constante 'clack' del segundero del reloj que le acompaña. Es fácil rendirse y sucumbir. Entrar en ese otro mundo que no está detrás del espejo sino en las esquinas, con las sombras. Es tan fácil que alza su mano libre y tantea la nada a su alrededor. Que es nada pero parece densa. Con la mirada más allá de las cuatro paredes. Un momento y pestañea. Fija la mirada en su mano y es consciente de su cuerpo de nuevo. Vuelve, de allí de donde se había ido. Regresa. Entera. De vuelta a sus pies cansados, los únicos capaces de hacerle volver a la tierra. No sabe, puede que quizás mañana. Algún día. La rendición de Eva.

miércoles, 15 de febrero de 2012

De bolitas

De esto que sales a hora punta en el tren. Pasas por los tornos la primera (porque tienes calculada la puerta y no andas, vuelas) y oyes un click, clack, o cualquier cosa que signifique que al sacarte el abono del bolsillo algo se te ha caído. Miras para atrás, ya fuera de los tornos. Por el rabillo del ojo atisbas a toda esa gente que se acerca, pero te centras en algo redondo que hay en el suelo. Lo que se te ha caído. ¿Qué será?. No llevas las gafas puestas, eres miope. Abres el bolso. La gente empieza a salir por los tornos cercanos. Sacas las gafas. Cada vez más gente. Te las pones y ves una bolita. Verde. O azulada. Y piensas "es mía, no sé de qué pero es mía". Se acerca una chica para pasar justamente por ese torno. Te pones en medio. Subes la mano. "Espera". Te mira. Ella y el resto. "¿Me puedes coger esa bolita?". Se da la vuelta, lleva botas gordas y la pisa, o la golpea o algo, porque de pronto intenta buscar la bolita pero ya no hay bolita pero todo el mundo la busca. "¿El qué?". "Una bolita. Es que se me ha caído. Es de un zapato." Explicas, esperanzada de que no pienses que la estás vacilando. La gente ya no pasa por los tornos, mira la suelo buscando la bolita. "No te preocupes" contestas "La has pisado". La chica te mira con horror porque sin querer ha pisado y perdido tu bolita. "No, no, en serio, no importa." Insistes. El resto la sigue buscando con la mirada. "En serio, no importa" hablas para la galería "era una bolita, de un zapato, pero se ha debido ir rodando. No importa. Gracias". Y te das media vuelta. Con miradas en la espalda pero sin bolita. Y subes las escaleras preguntándote "¿Y si se me cayó otra cosa?"

martes, 14 de febrero de 2012

Ejercicios antes de dormir

Voy a hacer ese ejercicio tan bueno que es encontrar 10 cosas buenas que han pasado en el día. ¿Por qué? Porque ahora mismo me es tan sencillo y fácil encontrar 10 cosas malas que pasen en una hora que creo el ejercicio este es de vital necesidad. Aunque las cosas buenas suenen ridículas o poco importantes.

- Me he comprado rimmel que no me quedaba.
- He logrado coger sitio en el tren en hora punta.
- He conseguido encontrar una cosa que suele ser cara a precio asequible.
- Me he cenado la pizza más rica del mundo (De espinacas, del Dr. Oestker).
- Han echado Bridget Jones. Ver a Mark Darcy siempre es bueno.
- No he querido asesinar a ninguna pareja por ser excesivamente empalagosa en San Valentín.
- He salido a mi hora en el curro.
- El señor que toca en la boca de Renfe esta mañana tocaba una canción muy chula.
- He tachado dos cosas en mi lista de "cosas que hacer".
- Estoy escribiendo una entrada en el blog.

En realidad, quería hacer una entrada especial por el 14 de Febrero, así, un poco absurda. Pero he de reconocer que no tengo ni pajolera idea del amor. ¿Pero acaso alguien lo tiene?

Moody's rebaja la nota a la definición de "Periodismo"

Dijimos ser periodistas y nos vendimos como perros:

Titulares de hoy 14 de Febrero de 2012:

El País -> "Bruselas sospecha que el Gobierno de Rajoy infló los datos de déficit de 2011"

ABC -->  "Bruselas desmiente que detecte irregularidades en el déficit español"

Es que ni siquiera me importa quién miente. El hecho es que alguien lo hace y LO SABE. El periodismo en España está muerto. Leer prensa o ver le telediario, qué más da, para qué contar la verdad o preocuparse por contarla.

Sois unos vendidos, todos. Dais asco.

jueves, 9 de febrero de 2012

El día que Cuéntame nos alcanzó

Hoy mi hermana me ha dejado esta fotografía en Facebook:



Señores, no todo tiempo pasado es mejor. Vivo en el siglo XXI y me gustaría seguir en él. Aprovechando esta portada hablaré claramente sobre esto otro:




"Alejad vuestros rosarios de nuestros ovarios". Aunque vi en su día cómo Alfonso Egea se indignaba con tal lema y decía no comprender la relación (-pasar por la universidad pero que la universidad no pase por ti-) diré que sí, por favor, señores de la iglesia católica, dejen de meterse en la vida de los demás. Es una mala costumbre que tienen, hasta ahora, yo no me he metido en sus iglesias para decirles cómo solucionar sus vidas, así que hagan lo respectivo con la mía.

Por supuesto, estoy a favor del aborto, pero a pesar de lo que digan las malas lenguas eso no significa que:

- Obligue a abortar a la gente
- Crea que abortar es mejor que prevenir embarazos
- Abortar sea la solución para todo

Gallardón decía el otro día que con la ley de plazos no se daban soluciones, y que con su ley (traída del pleistoceno, donde a los de derechas les gusta vivir) les daban a las mujeres con ese "problema" una "respuesta positiva". Y ahí se quedó. Tan pancho. ¿Respuesta positiva a qué? Sin ayudas posteriores no hay respuesta positiva (Que ya sabemos lo que les gusta a los de derechas las ayudas sociales, y sino que se lo pregunten a los que iban a por metadona a Las Barranquillas). Pero es que señores, un partido político que invierte dinero en algo tan salvaje como las corridas de toros pero lo quita en educación, es incapaz de comprender que para no abortar no hay que prohibir, hay que educar.

En serio, admiro tal preocupación por fetos no-natos mientras la Iglesia sigue llenando sus arcas y bebés se mueren de hambre por todo el mundo. Deben ser que están tan preocupados ocultando abusos (que por cierto, no solo es un pecado sino que también en un delito), que su intención de vida no llega más allá de ciertas fronteras.

Tengo más cosas que decir, pero mañana tengo un examen y en mi cabeza los conocimientos se pelean con la frustración de tanta injusticia.

A ver si nos empezamos a mover, porque nos hundimos con el barco. Y todos sabemos que los políticos caerán mágicamente sobre botes salvavidas.

martes, 7 de febrero de 2012

NIHT

El otro día leí que para tener seguidores asiduos (y que eso era algo así como tener éxito en la vida) tienes que publicar diariamente. Os diré una cosa, diariamente hago más cosas (trabajar, estudiar... tontunas de esas) pero sí, intentaré pasarme por aquí más a menudo.

Sólo un par de cosas:

- Eres más guay que el resto si tienes más seguidores en Twitter. Tengas la edad que tengas.
- Internet es un instituto americano.

Volveré, cuando acabe exámenes y recupere MI VIDA. Y a lo mejor hablaré sobre las cosas importantes que he descubierto al final de la carrera: que no es arte todo lo que reluce, o que hay mucho arte que no reluce porque siempre cuentan la historia los mismos.


"Mondrian, voy a contarte un secreto: a veces me siento muy desesperada, porque cuando me planteo este problema, la soledad, el frío, el "miedo del miedo", me envuelven en sus brazos e intentan cerrar este nuevo tiempo que brota en mi interior, aplastando pétalos frescos y delicados que tardarán algún tiempo en abrirse, igual que se abre un ojo cerrado después de haber recibido un puñetazo."     
--   Fragmento de la Carta de Amor de Lygia Clark a Mondrian.