miércoles, 26 de enero de 2011

Sé que esto no es Tumblr, pero son buenas imágenes con buenas frases y yo estoy de exámenes, no me da tiempo a nada más.

lunes, 24 de enero de 2011




El eterno debate.

De cómo... quoteo II

"Un hombre que no teme a nada es un hombre que no ama nada,
y sin amar nada, ¿Qué dicha hay en la vida?"

El Primer Caballero .-

Se me ha ocurrido meter Quotes (gran gran gran aficionada, gracias) e incluso de vez en cuando subir alguna foto mía (porque para eso es mi blog) y comentarla. O no. Ya iré viendo.

Guardo frases por todas partes, de estas que te hacen pensar, que me gustan, las encuentro por todos sitios, como esta otra:

"Los libros nacen de la ignorancia, y si continúan viviendo después de escritos
es sólo en la medida en que no pueden entenderse"

Paul Auster .- Leviatán

Las escucho, las apunto, me inspiran, me hacen reflexionar, pensar. Y es que yo pienso (mucho), tengo una mente en continuo movimiento que nunca está callada y nunca para, puede hablar, pensar y hacer distintas cosas al mismo tiempo, a veces viene bien, pero de vez en cuando estaría mejor ponerle una mordaza. Cállate un poquito nena, sólo un poquito. Y lo peor es por la noche, cuando quieres dormir y tu cuerpo quiere pero tu mente está despierta, es difícil agotarla a la jodía, y encima, encima de todo cuando empieza a coger sueño le vienen ideas maravillosas para libros o películas, o frases perfectas que contestan a todas las preguntas del universo... pero que mi cuerpo está tan cansado que no puede apuntar y que se dispersan con los sueños y con las horas y se queda vacío por la mañana, esfumándose las ideas, que a veces no son tan buenas pero en la duermevela parecen que sí. Como el otro día, no podía dormirme porque me parecía absolutamente maravillosa esta frase:

"Bajo el cielo estrellado de papel maché"

me parecía sublime, magnífica, me imaginaba el cielo arrugado de color azul, con estrellas amarillas pintadas. La frase perfecta. Y no dejaba de repetirla una y otra vez para no olvidarla, pero como sabía que lo haría, la apunté.

Y continué, sin pensar, describiendo las imágenes de mi mente:

"Dormían los monstruos de tres en tres
fieros cachorritos hijos del azar
de la imaginación de un niño que no sabía dibujar"

Y a la mañana siguiente, leyéndolo volví a escribir:

"Dormidos se acurrucaban bajo estrellas de papel
calentitos bajo sus pelajes de color café.
Tres orejas les asoman y dos rabos a la vez
cinco ojos cada uno y aún así no pueden ver"

Luego me quedé pensando, en terminar aquello que había comenzado justo antes de dormir, antes de pertenecer al mundo de los sueños, y continué:

"Ya va acabando la noche,
el sol ya empieza a arder,
los monstruitos se levantan, aún dormidos, no lo sé.
Sus ojos no se abren, también son de papel".

Creatividad durmiente lo llamo.

¿Os cuento un secreto? A veces soy incapaz de dormirme si no tengo un cuaderno y un boli debajo de la almohada.

Buenas noches, dulces sueños.

domingo, 23 de enero de 2011

De cómo... quoteo

"- Te puedo dar cualquier cosa-
- ¿Me puedes dar dignidad?-
- ¿Con la dignidad comes?-"

Gran verdad. A reflexionar todos.

viernes, 21 de enero de 2011

De cómo evolucionamos... o no.

Hoy he sido testigo, digamos, de dos extremos de la evolución humana. O de dos extremos del cerebro humano. Bueno, vale, digamos que uno era un extremo y el otro no lo es, sólo que se las da de que sí. Efectivamente me vais siguiendo a la perfección, pero me vuelvo a explicar, sólo por si acaso.

Esta mañana he estado con niños con deficiencias psíquicas, desde Síndrome de Down, autismos, a muchas más duras y complicadas enfermedades mentales que desconozco y espero no llegar a conocer nunca en profundidad. Uno de esos niños es el ejemplo de extremo, llamémosle Sujeto A. El sujeto A sabía moverse (aunque la mayor parte con movimientos espasmódicos), quiero decir, no era cómo los pobres que encima no pueden ni levantar la mano, no, eso sí, pero no hablaba.

No habla pero al sujeto A le chifla el contacto físico (ayer vi un reportaje sobre la importancia del tacto), siempre se engancha y abraza y hoy ha hecho algo que me ha extrañado y fascinado a partes iguales. Se ha acercado a mí, gateando (debo decir que estaba sentada en el suelo) y cuando ya me tenía a centímetros se ha puesto a olisquearme. OLISQUEARME. Por el tronco, por el cuello, por la cara... y mientras me olisqueaba me miraba con ojos llenos de pura curiosidad, inquisitivos.  Cuando ha vuelto al cuello se ha sonreído y entonces me ha abrazado, como cuando ves en la tele un monillo y alguien le coge y se abraza a él como a un árbol (también he de decir que si estás de pie este niño se engancha así también con las piernas). Al mismo tiempo que abrazaba se ha ido al pelo y me ha cogido del pelo y luego ha tirado. Fuerte. Y me lo ha empezado a revolver. :::en ese momento un valiente profesor le ha cogido en volandas y lo ha apartado de mí:::

Friki de mí lo primero que me ha venido a la mente es el capítulo de Expediente X "El Diablo de Jersey" (si no lo habéis visto, es más, si no habéis visto Expediente X no sé qué hacéis que no os ponéis YA a verlo). En este capítulo (para los ignorantes en la materia) Mulder y Scully (bueno, principalmente Mulder) busca a un homínido que cree que evolucionó distinto al resto de los seres humanos, más primitivo, más salvaje, menos racional. Y que al final el hombre "evolucionado" acaba matando a ese "diablo" que sólo quería sobrevivir y esconderse.

Y claro, eso, después de lo de esta tarde me ha llevado directamente al sujeto B. ¿Sujeto A? Primitivo ¿Sujeto B? Evolucionado. Curiosamente Word pone como antónimo a primitivo "culto" y como sinónimos "educado". Pero ay! que la cultura, la evolución y la civilización no son sinónimos de educación. Mal, Word, mal.

¿Por qué digo esto? Porque el Sujeto B lleva años siendo docto en todas las materias, le gusta que le escuchen y debe darle un perverso placer escucharse también a él mismo. El Sujeto B es lo que llamaríamos un ser culto (y también pedante, pero no estoy hablando de eso ahora), una persona entendida, de esas que si quieren abrazarte primero preguntan y no olfatean. (Pero qué queréis que os diga, a veces prefiero que me olfateen.). el sujeto B es lo que aceptamos socialmente y al que no miramos raro.

Pero hay un problema con B, que B se considera por encima de mucha gente. Eso lo demuestra cuando se pone a criticar sin formas ni maneras al trabajo de una persona (sujeto C) que con más respeto que el B intenta contestar y entender lo que B intenta decir. Pero aunque uno quiera escuchar, hay otros que sólo se escuchan a sí mismos. Así que el sujeto B, el ser "evolucionado", al que todos aceptamos y querríamos tener en nuestra mesa, se olvida de lo que son los modales, se olvida de la educación y subido desde su rama de erudición juzga y sentencia sin dar la opción a réplica. Es un "yo soy más que tú y por ello mereces menos respeto que el resto" Oh, sujeto B, cómo me gustaría verte enfrentarte así con alguien que consideras un igual. Claro, es que B sólo pierde la educación cuando cree que puede perderla. Es lo que le diferencia de A, que A trata a todos por igual.

Otro ejemplo de frikismo para ilustrar lo que quiero decir (sí, si no sois frikis como yo puede resultar siniestro que todo en mi vida lo compare o me recuerde a una escena de una serie de televisión. That's me, shut up.) es una capítulo de Farscape (no recuerdo el título del capítulo y bueno, realmente no me importa), donde John cae preso de un experimento científico donde le sale un "yo primitivo" y un "yo evolucionado". Al final su "yo primitivo" es más honrado y se sacrifica, su "yo evolucionado" es un pedante cara culo que debe sobrevivir porque es mejor que los demás.

Mi pregunta es, ¿estamos evolucionando o los pasos que creemos dar hacia delante son pasos hacia atrás? ¿Qué absurda convicción nos hace creer que tenemos autoridad moral para decir a los demás que lo suyo es malo y lo nuestro es bueno? ¿Qué estúpidos podemos llegar a ser que nos montamos en la cabeza diferentes niveles en los que vamos poniendo a la gente según nuestro propio (y arbitrario) criterio? Es que los hay que siguen creyendo que tienen derecho de pernada.

[momento Pocahontas: "te crees que es tuyo todo lo que pisassss..."]

¿Moraleja? dejad que el auriga siga controlando vuestras pasiones, pero no olvidéis que seguís perteneciendo al mundo sensible. Y dejad de volar por las alturas, el suelo puede estar más cerca de lo que pensáis.

miércoles, 19 de enero de 2011

De cómo microrrelateo II




Aquel era el primer domingo que desde hacía mucho tiempo no le parecía triste, a pesar de que siendo las doce de la mañana pareciese las doce de la noche, a pesar de las nubes y de la lluvia era un domingo tranquilo, podría incluso definirlo como feliz.
Apoyó su frente contra el vidrio de la ventana y dejó que el vaho que salía de su boca hiciese extrañas figuras en el cristal. Las gotas seguían cayendo y haciendo ese ruido tan peculiar al chocar contra la chapa metálica que cubría el tejado. Último piso y aún no se había acostumbrado a no tener vecinos arriba, en realidad esperaba escuchar en cualquier momento ruidos de tacones, arrastramiento de sillas o música a un volumen demencial, pero si se quedaba quieta y en silencio, lo único que podía escuchar era su respiración. Hoy domingo sumaba además las gotas de lluvia y las cálidas voces que salían del programa de radio que había elegido.
Se separó del cristal con sumo cuidado cuando notó que se le empezaba a congelar el cerebro, agarrándose instintivamente a la pequeña bufanda a dos colores que con tanta dedicación y esfuerzo había elaborado. Dos meses y tres semanas para hacer una minibufanda de punto de la cual no se había separado desde entonces. Con la largura justa para resguardar su garganta en los días que hacía más frío y lo suficientemente corta para esconder en el bolso en los momentos que entraba en algún sitio con mono de calefacción. Se sentía ridículamente orgullosa de aquel endeble trabajo a punto que se aventuraba a llamar bufanda, pero es que había sido un reto personal. Ese pequeño logro junto a otros más se habían ido acumulando a lo largo de la semana dando a aquella etapa de tristeza un poco de alegría y tiñendo aquel día gris de inesperados colores vivos.
Miró por la ventana, esta vez a una distancia prudencial del frío que traspasaba las diminutas fisuras y pudo apreciar aquella explosión de colores que estaban allí, sólo que había que buscar dónde mirar. El verde de las ramas de los árboles que aún coservaban sus hojas estaba más vivo que nunca, brillante por el reflejo del agua. El rojo de aquel balón olvidado por algún grupo de chavales incondicionales del fútbol y el amarillo intenso del chubasquero de un ávido individuo que se adentraba bajo la tormenta.
Sopló la taza de té que tenía entre sus manos y que casi había olvidado, aún estaba caliente pero ya no quemaba sus labios. Un buen trago de té con leche, una buena tertulia en la radio y un buen día de lluvia que le permitía guarecerse en casa bajo una manta y una profunda sensación de bienestar.
Lo tuvo claro, los días tristes no los hace lluvia ni el mal tiempo, los días tristes no surgen de las calamidades del mundo, los días tristes nacen de nuestro interior y somos nosotros quienes les dejamos salir. Y también tuvo clara otra cosa, desde aquel domingo los días tristes se habían terminado.

¿Moraleja? Al mal tiempo, buena cara.


Fuente de la fotografía: http://www.flickr.com/photos/juancarlosinostroza/

martes, 18 de enero de 2011

De cómo microrrelateo

Recordé todo la segunda vez que me choqué contra una farola. Sé que dicen que el ser humano es el único animal capaz de chocar dos veces con la misma piedra, pero en mi caso cambio piedra por farola. No fue la misma, pero tenían ambas el mismo color y estatura y las dos me miraron desafiantes desde arriba cuando mi cabeza se estampó con su tronco elevado. Quizás si no fueseis tan altivas, queridas farolas, yo no me chocaría con vosotras, si estuvieseis más en el suelo y menos en las alturas os podría ver mejor y hasta quizá podría sortearos. Pero no fue así. Me choqué, me dolió y me salió un chichón.  Y si te dije que si te he visto no me acuerdo es mentira porque vi, choqué y recordé. Además del chichón (producto de mi énfasis y mi habilidad para ir corriendo a los sitios) fue allí, en esa segunda vez que choqué contra un farola cuando me acordé de todo, cuando todas las imágenes volvieron a mi cabeza y fueron aumentando en color y en sonido al mismo tiempo que se acrecentaba el picor de mi frente. Lo recordé todo, hasta el último minuto y hasta el último detalle, hasta la última palabra y último escalofrío. Y fue allí, junto a esa farola cuando por fin aminoré el ritmo. Ya lo recordaba todo de nuevo y por primera vez en la vida dejé de sentir la necesidad de correr.

Moraleja: A veces las farolas iluminan, aunque parezcan que siempre están en medio.


(psss producto de mentes imaginativas y dispersas que carecen de concentración. S.L.)

jueves, 13 de enero de 2011

De cómo Sex in the city


No, ¡no preocuparse! No es una entrada sobre sexo :::se van unos cuantos lectores::: es una entrada sobre Sex in the city, esa serie que supuestamente es de chicas (y que seguramente lo es) pero hay a gente que le parece un horror. A esa mayoría que cree que es lo peor es porque piensan que la serie sólo va de cuatro chicas hablando sobre experiencias sexuales mientras llevan vestidos extravagantes que pagan diseñadores exclusivos para promocionarse en una serie de éxito, les diré que no es que no vaya de eso, sino que no SÓLO va de eso. La serie habla sobre las relaciones, sobre lo complicadas que son y sobre lo sencillas que son, habla sobre la amistad, sobre los sueños, sobre los deseos que a veces ni siquiera somos capaces de expresar. Y luego además tiene esos puntos, esos momentos TAN grandes que haces que te enamores de la serie un poquito más cada vez.



Ejemplo número uno. Cuando te dejan a través de un post-it. Hay pocas cosas que superen eso, un tío con el que te llevas genial pero que simplemente no funciona, que decides romper con él pero él dice que quiere una segunda oportunidad... se la das y cuando te levantas por la mañana te deja un post-it en el ordenador "Sorry I can't"

Esto tío fue un grano en el culo desde el principio (un atractivo grano en el culo, todo hay que decirlo), pero me dio una de las lecciones más grandes que jamás he aprendido y que terminó con muchos bloqueos mentales y ralladuras de cabeza. Fue hablando con Miranda (lo siento, no he encontrado el video), ella había tenido una cita y les contaba a sus amigas que el tío no se había podido quedarse por la noche porque tenía que madrugar al día siguiente. El grano en el culo le dijo que no se molestase, ese tío no estaba interesado en ella. Las demás amigas ofendidas empezaron a excusar a la cita y a animar a Miranda, pero todo estaba dicho: "Los tíos somos simples, si queremos subir, subimos, sin excusas". Y todo se aclaró, para Miranda, para mí, para muchas más mortales. Si alguien quiere algo realmente se lanza, lo hace, si marea la perdiz, si da largas, es porque simplemente no está lo suficientemente interesado. A veces las cosas son sencillas pero nos gusta complicarlas.

Lo malo de esto es que no lo apliqué solamente a mi vida, claro, sino a las vidas ajenas ficticias que sigo, y afectó al UST (sí, sé que aquí he perdido a la mitad, buscad en google, buscad) e incluso a mi capacidad de escribir fics. Si quieres, lo haces. ¿Ejemplo? Farscape. Si no quieres, no lo haces ¿Ejemplo doloroso que me costará años superar? Expediente X. Pueden existir miles de excusas, pero es sólo porque no hay una razón verdadera para seguir con ello. ¿Es una visión pesimista y apocalíptica de las relaciones y de la vida en general? Puede. Pero hay cosas que están claras y que sólo intentamos convencernos de lo contrario por puro masoquismo o por miedo atroz a la verdad. La mayoría de las veces las cosas son grises, pero también hay cosas negras y blancas. En realidad, hay veces que las cosas son simples y sencillas, sólo que no queremos verlo.

Pero siguiendo con esta magnífica serie he aquí un ejemplo de "Los tíos no son tan simples" (que aún así no pudo quitarme la anterior frase de la cabeza):


Ejemplo 2. (Al final siempre hay esperanza. Con la bendición de las amigas). El hombre del que Carrie se enamora desde el principio, el que no se puede quitar de la cabeza (no el hombre bueno del que quiere enamorarse, ni el hombre perfecto con el que simplemente no encaja), el campeón de los puteadores pero que a pesar de ello le perdona... ese hombre que era un sí un no, un ni contigo ni sin ti se decide, después de muchos años y da el paso para buscarla, para decirla "ahora sí". En mi humilde opinión (y a pesar de mi shipperismo) Carrie tendría que haberle dado una patada en el culo. Pero habrá que creer en las segundas oportunidades, ¿no?



Ejemplo 3. (De porqué esta serie es maravillosa). Hay veces que la chica sí se enamora del hombre bueno, pero lo pasa mal porque no debería estar enamorada de él, hasta que explota... y hay explosiones que emocionan.



Ejemplo 4. (De porqué Samantha es una diosa). Única frase a destacar por la que hay que ver el video (y la serie, claro). ¡¡¡MI COÑO PARECE UN PAYASO!!!

Y con esto y un bizcocho, mi actualización de turno. Porque no iba a venir aquí a hablar de mi vida, eso sería un rollo.

lunes, 10 de enero de 2011

De cómo hacerme llorar con la ropa puesta

Queridos lectores:

Hoy he presenciado dos cosas: a) un ataque de la moda al sentido común. y b) un ataque del sentido común a la moda.

Me explico, porque puede ser que alguien crea que la moda y el sentido común van juntos, y nada más allá de la verdad, la moda es a veces en sí misma un ataque al sentido común -> los diseñadores se consideran a sí mismos artistas. Digamos que serían los escenógrafos de perfomance subversivas con mensajes dispares y a la vez confusos para el resto de los mortales pero que comparten un objetivo común: el gusto por la provocación. De un modo light, ese gusto perturbador que la gente no acepta en museos, lo acepta en su armario, le abre las puertas de su hogar y no contento con eso lo toma como seña de identidad, una proclama de su integración en la sociedad, de su juventud, de su buen gusto. Pero oh, señores míos, moda no es sinónimo de buen gusto. Y es aquí, después de este apabullante inciso sobre lo que es la moda, donde explicaré los ataques que he presenciado hoy:

Ejemplo a) un ataque de la moda al sentido común -> En esta vuelta ochentera/noventera que Inditex nos impone (las tachuelas en las camisetas, las cinturas altas, las hombreras, los estampados de leopardo) hay algo que está haciendo especialmente daño. No el hecho en sí mismo de lo feo que es, sino porque está confundiendo a la gente, que guiados por su afán de ir a la última confunden mallas con pantys tupidos. Las mallas son en sí mismas feas, pero tampoco me gustan los adornos militares y brillantes en las camisetas y no he venido a hablar de ello. El problema está en la confusión. ¿Malla? Fea, sí, pero pantalón al fin y al cabo. ¿Pantys? Bonitos, sí, pero NO SON PANTALONES, por más tupidos que se crean la gente que son (sobre todo si tu muslo alcanza una circunferencia considerable una vez te sientas). Lo malo de esto es que la gente empezó a llevar pantys con camisas y/o camisetas un poco largas, vislumbrabas el culo, con poco espacio para la imaginación, pero era estéticamente aceptable:

Ejemplo gráfico número uno.

Pero como todo, las cosas evolucionan. Y las camisas que se creían vestidos (pero que no lo eran) se empezaron a convertir en camisetas, y las medias que se creían mallas pero no lo eran... se siguen creyendo mallas. Y NO lo son.

¿Resultado? (no, ahorro la foto de la vergüenza, tranquilos). Chicas que van monas en general, pero que se han olvidado los pantalones en casa. ¿Cuándo sabes que debes dejar de guiarte por la moda extrema y retomar el sentido común? Cuando te puedo ver hasta las trompas de falopio. Gracias.

Este caso lo he encontrado hoy en el tren (pero lo veo cada día. Los tíos tienen que estar muy contentos, a todo esto)

Edito: no es que haya evitado la palabra "leggin" que por cierto TAMPOCO es un pantalón, es que los "leggins" han evolucionado a la transparencia del panty, por eso le he llamado por su nombre, panty. Aunque la gente se crea que son leggins que equivalen a mallas que son sustituibles al pantalón.

Ejemplo b) un ataque del sentido común a la moda -> Hoy se ha sentado a mi lado en el metro una señora con una BATAMANTA puesta. No un abrigo feo al que quiero llamar graciosamente batamanta, no, una genuina, original y única batamanta.

Ejemplo gráfico número dos

Y esto sería solamente un ataque a la moda si esta señora no se hubiese guiado en cierto modo por su sentido común:

Conversación que ha tenido con su hija: "me he empapado entera, hasta los brazos. He pasado un frío...". Ante esa situación la mujer qué ha hecho, ¿irse al Decathlon a comprarse un anorak? ¡No! Se ha cogido la batamanta que usa todos los días en el sofá (las pelotillas lo confirmaban), y se la ha puesto sobre el abrigo.  ¿Calentito? Fijo ¿Puede llevarlo? Con todas las de la ley ¿Amancio Ortega podría decir algo en todo esto? No, es conspirador de hombreras. Pero señora, la lógica dice que la batamanta para casa y en secreto, en la calle con un abrigo. ¿A qué no va al teatro en zapatillas ni al gimnasio con traje de gala? Decoro, señora, decoro. Y sentido común.


¿Moraleja? Ten personalidad, pero no la dejes que te nuble el juicio.

sábado, 8 de enero de 2011

De qué sucedió una mañana de sábado

Querido diario:

Hoy me ha cagado un pájaro en la cabeza. Y es la segunda vez. Lo que lleva a plantearme que a) tengo una cabeza muy grande o b) los pájaros tienen mucha mala hostia. También hay una c) ¿tengo más posibilidades entonces de que me caiga un rayo? porque d) que te caiga una mierda de pájaro no es proporcional a que te toque una lotería. Quiero decir, ya hay que tener coña para que te cague un pájaro, pero no tengo la misma coña con el dinero caído del cielo. Del cielo sólo me caen mierdas. Literalmente.

Luego siguiendo en el camino he visto dos globos pegados (uno rosa y uno verde) bailar un waltz por en medio de la carretera, desafiando estoicamente a todos los coches que ajenos a su baile seguían con su rutina diaria. Para haceros una idea, el ritmo era básicamente este:


Después ha empezado a llover, y cuando las gotas de lluvia ya empezaban a calar un niño ha tenido a bien informar sobre la situación meteorológica: "está lloviendo papá". Un poco lento, pero no por ello equivocado. Eso sí, la lluvia me ha ayudado a limpiar la caca de pájaro que no consiguió quitar el pañuelo.

¿moraleja? Pueden cagarte, pero siempre hay formas de quitarte la mierda.

Buen sábado.

jueves, 6 de enero de 2011

De cómo me invento historias según hablo

Cada vez que entraba frío por la ventana se arropaba más con la manta y acariciaba con sus manos la taza de chocolate aún caliente. Podía haberse levantado a cerrarla, pero eso le hubiese costado utilizar el último resquicio de polvo de hada que le quedaba para llegar hasta la ventana volando. ¿Andar? Se lo plantearía cuando los tres cocodrilos que pululaban por las cequias de su salón decidiesen irse a dormir. Recogió el colgante que los Tres Reyes Magos le habían dejado esa misma mañana. Era redondo, de nácar, y tenía una extraña inscripción que no podía descifrar pero que le sonaba terriblemente. Lamentó no haber prestado más atención en sus clases de élfico en el instituto, siempre se le iba la cabeza soñando con ecuaciones imposibles e incluso con álgebra de estar por casa. Era una pena que no enseñasen lógica en clase, hubiese sido un curso más divertido.

Se acurrucó de nuevo bajo la manta y terminó de comer las galletas que los Reyes habían dejado a medias. "Esos viejos chochos" pensó "no son capaces de comerse una galleta entera, antes tienen que babearla". Bueno, tampoco podía culparles, no todo el mundo tiene la suerte de jubilarse a los 67 años.

Una vez terminó las sobras recogió las migas y se las echó a los cocodrilos que las recogieron gustosamente mientras la miraban de reojo. "No pienso bajar" les dijo "aún recuerdo lo que me dolió que me creciese otro pie" y ellos miraron con picardía a su bolsita de polvo de hadas. "Sé que me queda poco pero vosotros tampoco aguantaréis toda la noche despiertos". Miró su reloj. Sólo quedaban cinco minutos para las doce de la noche y estaba agotada por el madrugón de aquel día. Saltar a los cocodrilos, abrir los regalos, pelear cuerpo a cuerpo con la figurita del roscón (al menos este año no llevaba espada)... un día de Reyes muy agotador. Dio una palmada y las luces se apagaron, sopló hacia la ventana y oscureció las estrellas. Esa noche necesitaba descansar.

martes, 4 de enero de 2011

Del principio del fin (o eso dicen)

¡Atención! ¡El fin del mundo se acerca! Lo dijeron los mayas y lo confirmaron en Expediente X... el 2012 se acerca y ya vemos claras muestras de ello:





Como ya habréis oído Miles de Mirlos han 'caído' en Arkansas, muertos los pobres, por lo visto (dicen) por el estrés de los fuegos artificiales. Debe ser que es el primer año que se usan los fuegos o que el año pasado estos pájaros habían emigrado por Navidad y se los habían perdido. Pero no es sólo eso lo grave, lo peor... ¡¡es que ahora se han pasado a Louisiana!! Y claro, como lo de los fuegos artificiales es un poco tontería, ya han salido un montón de personas diciendo que son señales ¿divinas? del fin de mundo. Que digo yo que pobres pájaros, ya podrían esperar a morir en el 2012 como el resto del mundo. 

Lo que más me mosquea del asunto es que pase en EEUU, como si tuviesen problemas para ser el centro de atención o no hubiese más mundo. ¿O será que creen que tienen problemas de atención y se han dedicado a matar mirlos a diestro y siniestro? Aunque no creo en señales apocalípticas reconozco que fue lo primero que me vino a la mente (también me pasó con los aerolitos, así que no es nada extraño). Yo lo identifico con tener expediente x muy presente, y al mismo tiempo que me imaginaba caer los mirlos veía llover ranas sobre los paraguas de Mulder y Scully.

Es una noticia simplemente anecdótica para un telediario, pero reconozco que prefiero ver eso mil veces antes que aguantar un día más de "los Reyes de Oriente vienen desde muy lejos" o "¿qué hacemos con los niños estas navidades?" En serio, estamos a 4 de enero, si no sabes qué hacer con tus hijos a estas alturas, no te molestes en hacer nada. Claro, que también es mejor ver a unos niños 'inocentes' tras la pantalla del televisor que verlos arrasar por las tiendas de los centros comerciales. ¿En esta tienda hay ropa para niños? ¿no? Pues prohibido su paso. Gracias. Ayer vi a una niña kamikace jugar con un maniquí cinco veces más grande que ella mientras cantaba "el amooooor" (claro, que era mejor que verla tirando de mi bolso ¬¬), y a dos niños empujar a sus madres bajo el lema "es que estamos jugando"... Mirad nenes, es que aquí, no deberíais jugar. Y digo yo, ¿no podrían los Reyes dejar sus regalos y llevarse de vuelta a unos cuantos de estos enanos hiperactivos? y si de paso les sobra sitio que se lleven también a sus padres. A lo mejor en el camino aprenden que educar no es lo mismo que consentir. Criaturitas.

¿El apocalipsis? No son mirlos fulminados por la nada, el apocalipsis es un centro comercial víspera de Reyes con niños eufóricos, padres desquiciados, tiendas con rebajas y un hilo musical a base de villancicos que hacen que una fiel servidora tenga ganas de abrirse las venas.

Ande. Ande. Ande. La marimorena. Ande. Ande. Ande. Adiós muy buenas.

lunes, 3 de enero de 2011


Estos días estoy así, poniendo ojitos y haciendo pucheros. ¡Mimadme!